Venden niña de 9 años a extraño para que su familia pudiera comer mientras Afganistán se desmorona

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Parwana Malik, una niña de 9 años con ojos oscuros y mejillas rosadas, se ríe con sus amigos mientras juegan a saltar la cuerda en un claro polvoriento.

Pero la risa de Parwana desaparece cuando regresa a casa, una pequeña choza con paredes de tierra, donde se le recuerda su destino: la están vendiendo a un extraño como niña esposa.

El hombre que quiere comprar a Parwana dice que tiene 55 años, pero para ella es «un anciano» con cejas blancas y una espesa barba blanca, le dijo a CNN el 22 de octubre. Le preocupa que la golpee y la obligue a trabajar en su casa.

Pero sus padres dicen que no tienen otra opción.

Durante cuatro años, su familia ha vivido en un campo de desplazados afganos en la provincia noroccidental de Badghis, sobreviviendo gracias a la ayuda humanitaria y al trabajo doméstico, ganando unos pocos dólares al día. Pero la vida se ha vuelto más difícil desde que los talibanes tomaron el poder en Afganistán el 15 de agosto.

A medida que la ayuda internacional se agota y la economía del país colapsa, no pueden pagar las necesidades básicas como la comida. Su padre ya vendió a su hermana de 12 años hace varios meses.

Parwana es una de las muchas jóvenes afganas vendidas para contraer matrimonio a medida que se profundiza la crisis humanitaria del país. El hambre ha empujado a algunas familias a tomar decisiones desgarradoras, especialmente a medida que se acerca el brutal invierno.

Los padres le dieron a CNN acceso completo y permiso para hablar con los niños y mostrar sus caras, porque dicen que ellos solos no pueden cambiar la práctica.

«Día a día, aumenta el número de familias que venden a sus hijas», dijo Mohammad Naiem Nazem, activista de derechos humanos en Badghis. «Falta de comida, falta de trabajo, las familias sienten que tienen que hacer esto».

Una decisión imposible

Abdul Malik, el padre de Parwana, no puede dormir por la noche. Antes de la venta, le dijo a CNN que está «destrozado» por la culpa, la vergüenza y la preocupación.

Había tratado de evitar venderla: viajó a la capital provincial Qala-e-Naw para buscar trabajo sin éxito, incluso pidiendo prestado «mucho dinero» a sus familiares, y su esposa recurrió a pedir comida a otros residentes del campo.

Pero sintió que no tenía otra opción si quería alimentar a su familia.

«Somos ocho miembros de la familia», le dijo a CNN. «Tengo que vender para mantener con vida a otros miembros de la familia».

El dinero de la venta de Parwana solo mantendrá a la familia durante unos meses, antes de que Malik tenga que encontrar otra solución, dijo.

Parwana dijo que esperaba cambiar la idea de sus padres: tenía el sueño de convertirse en maestra y no quería renunciar a su educación. Pero sus súplicas fueron inútiles.

El 24 de octubre, Qorban, el comprador, que solo tiene un nombre, llegó a su casa y entregó 200.000 afganis (unos US$ 2.200) en forma de ovejas, tierras y dinero en efectivo al padre de Parwana.

Fuente: CNN.-

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.