Un nuevo machetazo de sangre

Por: Doctor Robert Cabral.-

El asesinato de Dorita Peña, en la sección Los Alcequies, del Municipio de Luperon, Puerto Plata, es un nuevo machetazo de sangre, una herida abierta en la conciencia del pueblo dominicano.

Era una dominicana trabajadora, honrada, pacifica, humilde.

Estaba en su casa, en quehaceres domésticos, cuando irrumpe este depredador, y la atraca, la estrangula y la sodomiza, dejándola desnuda.

Merecía está noble dominicana, morir de esta manera, en su casa, en el pueblo que le vio nacer, y dónde queda convertida en cadaver?

A qué atribuimos este espantoso hecho? Al hambre, a la locura, al resentimiento y el odio que nos tienen está población primitiva y violenta que entiende que este es su país, y que tienen pleno derecho de estar aquí, sin importarles nada.

Le atribuimos este hecho a quienes sostienen esta política inservible con los haitianos, y que han permitido que nos ocupen, que tomen nuestros territorios, y nos destruyan la fauna y flora, que se adueñen de nuestros hospitales, y que no respeten nuestra dignidad y nuestras leyes.

Los responsables de este crimen, son los fomentan el odio y la división racial que nunca antes existió en nuestra patria.

Responsables son los que les hacen creer a los haitianos que tienen aquí «derechos adquiridos», y que «esta es su tierra», y quienes pretender obligar a los Dominicanos, bajo patrañas y montajes, publicitarios, para que «aceptemos» el nuevo país que nos diseñan, cargando con los haitianos, y donde retrocedemos a los niveles y condiciones superadas por nuestro pueblo, cayendo en el desastre que hoy es Haití.

Estamos esperando las declaraciones de Flor Rojas, Marino Zapete, las Cimarronas, la Unión Europea, Rosa Vasquez, Wilfredo Lozano, y Bolívar Díaz, entre otros humanistas y miembros del Lobby haitiano en nuestro país.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.