Un hospital infartado

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

El Instituto Dominicano de Cardiología, que le ha salvado la vida a miles de pacientes del corazón durante 57 años, está hoy infartado.

Pero puede salvarse.

Si el presidente Luis Abinader acude pronto en su auxilio, así como lo ha hecho en los pocos meses que lleva ejerciendo para rescatar hospitales en crisis financieras u operativas.

El Instituto Dominicano de Cardiología iba por buen camino años atrás porque sus instalaciones estaban siendo ampliadas para añadir 70 camas y gozaba de una excelente autogestión financiera.

Pero la pandemia del coronavirus trastornó ese proceso.

Las obras de ampliación están paralizadas, el número de pacientes ha bajado a la mitad, los médicos y el personal de salud hizo el autosacrificio de no recibir los pagos de la Navidad y otros incentivos.

La subvención estatal es una de las más bajas para un hospital de esa categoría: dos millones de pesos mensuales que, según la directora, solo permiten “lo comido por lo servido”.

En condiciones como esas, salvo que el presidente Abinader o la primera dama metan pronto su mano, el hospital, hiperbólicamente hablando, se irá quedando sin oxígeno, sin sangre… y sin corazón.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.