Tom Brady aplasta a los Chiefs en la Super Bowl LV y vuelve a reinar en la NFL.

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

@navasmundial

Tom Brady volvió a demostrar en la Super Bowl LV que no tiene límites. A sus 43 años ganó su séptimo título, convirtiéndose en el segundo jugador de la historia en hacerlo con dos equipos distintos. El mejor jugador de todos los tiempos tiene en su poder más anillos que cualquier franquicia de la NFL.

En su primera temporada en los Buccaneers, Brady alcanzó de nuevo la gloria y lo hizo exhibiéndose ante los Kansas City Chiefs (31-9), campeones el año pasado y mejor equipo de la fase regular. Un golpe de autoridad brutal ante un desconocido Patrick Mahomes, que completó uno de los peores partidos de su carrera.

Los Buccaneers no cometieron errores y consiguieron drive a drive minar la moral de su rival.Arropados por su gente en el Raymond James Stadium, los hombres de Bruce Arians reconquistaron el Trofeo Vince Lombardi dieciocho años después. Brady demostró que en las grandes citas no tiene rival y sumado al excelente trabajo de la defensa, no dio opción a unos inoperantes Chiefs.

Ya en el primer cuarto Brady y Gronkowski recordaron sus mejores años en los Patriots. Ambos se conocen de memoria y fabricaron los dos primeros touchdowns de Tampa Bay (14-3). Gronkowski, irregular en los playoffs, volvió a ser el de las grandes noches y destrozó a la defensa de Kansas City. Con sus dos anotaciones, se convirtieron en la dupla con más touchdowns en playoffs de la historia (13).

El último drive de la primera parte resultó decisivo en el signo del encuentro. Kansas City consiguió recortar la desventaja con su segundo field goal (14-6) a falta de un minuto para el descanso. Tom Brady se puso manos a la obra para tratar de llevar a su equipo hasta field goal range y gracias a las penalizaciones y a la inestimable ayuda de Andy Reid, entrenador de los Chiefs, encontró un botín mayor. En una decisión difícil de entender, Reid utilizó sus tiempos muertos para detener el reloj y tratar así de recuperar la posesión. Un regalo para Brady, que consiguió el tercer down y mantuvo el drive vivo.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.