Tiene 21 años y gana 1 millón de dólares al mes vendiendo alimentos “deformes” que otros desechan

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Hijo de panaderos, James Eid conoció proceso de producción del pan desde pequeño. Desde niño supo cómo se horneaban las tortillas, las galletas y los distintos tipos de pan y no podía dejar de pensar en el enorme desperdicio que representaban las porciones que no quedaban con el aspecto que los clientes conocen.

Demasiado chico, demasiado torcido, demasiado grande, o simplemente un poco roto… la enorme maquinaria de esta panadería británica está preparada para detectar y separar las unidades que salen con algún error.

El tiempo pasó y él nunca olvidó aquel desperdicio de alimentos, fue en 2020, en medio de la pandemia, cuando el británico encontró una idea revolucionaria.

Con 21 años, el estudiante de administración de empresas en la Universidad de Lancaster, se animó a lanzar su propio emprendimiento convirtiendo aquellos desechos en un negocio que factura 1 millón de dólares por mes.

Comenzó interviniendo en la producción del negocio familiar. Rescató todos esos productos que estaban destinados a la basura por no cumplir con el tamaño estipulado y preparó una caja que se vende a menor precio y es entregada a domicilio del cliente. Rápidamente ganó clientes y sus ingresos se multiplicaron.

Ante el éxito de su naciente negocio, Eid comenzó a vender ‘galletas rotas’ veganas. Repitiendo la idea: todas las galletas que se rompen a lo largo del proceso de producción son rescatadas y vendidas a un menor valor.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.