Terrorista que intentó explotar el Metro de NYC en 2017, fue declaro culpable

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Shares

Akayed Ullah, acusado de intentar suicidarse explotando el Metro de Nueva York en diciembre pasado, fue condenado hoy por cargos de terrorismo.

La sentencia lo coloca a las puertas de una cadena perpetua.

Inmigrante de Bangladesh, Ullah (28) era residente de Brooklyn. La defensa dijo que tuvo la intención de suicidarse el 11 de diciembre de 2017, sin hacer daño a más nadie, reportó NBC News.

Sus lesiones no fueron graves y ninguna otra persona resultó herida en su intento suicida en Port Authority.

Pero los fiscales dijeron que Ullah quería mutilar o matar a los pasajeros del Metro como parte de un ataque terrorista de “lobo solitario” en nombre del grupo del Estado Islámico (ISIS).

Negaron el reclamo de la defensa, diciendo que Ullah no habría usado una bomba si hubiera querido matarse solo a sí mismo. También citaron publicaciones de Ullah en las redes sociales, así como los comentarios que hizo a los investigadores después de su arresto.

La fiscal Rebekah Donaleski dijo que el dispositivo, que estaba cargado con tornillos como metralla, estaba destinado a causar la muerte y la destrucción durante las horas de mayor tráfico esa mañana.

Las autoridades dicen que las vidas se salvaron porque la bomba que Ullah tenía pegada con cinta adhesiva a su pecho, con una batería de nueve voltios en su bolsillo, no explotó por completo.

“La diseñó. La construyó (…) Escogió el momento. Escogió la ubicación”, dijo la fiscal. Su objetivo, agregó, era “aterrorizar a los estadounidenses en nombre de ISIS”.

La abogada de defensa Julia Gatto dijo en su apertura que no había pruebas de que Ullah tomara ninguna dirección del Estado Islámico o que se pusiera en contacto con alguno de sus miembros para instar a un ataque.

“No vamos a pedir que disculpen su conducta”, dijo Gatto a los jurados. Pero agregó que el gobierno había “exagerado” acusando a su cliente de usar un arma de destrucción masiva, brindando apoyo material a una organización terrorista y otros cargos graves con penas máximas que iban desde 20 años hasta cadena perpetua.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.