“Sentí que era su hora de morir por desafiar mi autoridad” dijo dominicano que asesinó esposa de dos semanas en Queens.

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

@navas_mundial

NUEVA YORK.- El dominicano Miguel Pichardo, quien fue sentenciado a 16 años en la cárcel por el asesinato de su esposa guyanesa Yollanda Gonsalvez con la que llevaba dos semanas de casado, le dijo a la policía en 2015 que la mató porque sintió que era su hora de morir, según se reveló durante el proceso judicial en la Corte Criminal de Queens.

Antes de la sentencia dijo en el tribunal que su esposa desafió su autoridad y por eso, la abofeteó, la apuñaló varias veces y la estranguló.

Mató a la esposa de numerosas puñaladas en 2015 mientras ambos vivía en un apartamento en el vecindario Richmond Hill de ese condado.

Los familiares de la víctima que no pudieron viajar desde Guyana a Estados Unidos, declararon antes de la lectura de la sentencia a Pichardo por video conferencia.


Pichardo, también tendrá que cumplir otros 5 años en libertad condicional en caso de que sea ciudadano estadounidense, de lo contrario, será deportado a la República Dominicana después de cumplir la pena.

La oficina de la fiscal del distrito de Queens, Melisa Katz, dijo en un comunicado que un vecino oyó a Gonsalvez gritando y pidiendo auxilio por lo que llamó al 911, cuando los policías llegaron encontraron a Pichardo vestido con un pantalón pijama y ensangrentado.

Después de mentirle al vecino diciéndole que estaba limpiando en su casa, el testigo escuchó a la mujer clamar por ayuda diciendo que tenía problemas para respirar y que Pichardo la estaba matando.

Los oficiales hallaron el cadáver de la víctima enrollado en una parte con una alfombra en la sala.

Los policías también encontraron el mango de un cuchillo en la cama y una sábana, empapada en sangre, envuelta en una cortina, cerca de la muerta.

El hombre había despegado de la vivienda dejando tras sí la horrenda escena.

En la puerta que da al patio, los investigadores hallaron más sangre.

Pichardo regresó al apartamento horas después, caminaba descalzo, sin camisa y ensangrentado.

“Nadie debería tener que sufrir silenciosamente con una pareja abusiva. Si ha sido víctima de violencia doméstica, comuníquese para obtener ayuda. Mi oficina y nuestros proveedores asociados pueden ayudarlo a alejarse de su abusador y proteger su vida», dijo la fiscal de Queens en un comunicado el viernes al anunciar la sentencia.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.