El Seibo espera ayuda del Gobierno después del huracán María

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

EL SEIBO. Mujeres que gritan pidiendo ayuda, hombres que insultan al Gobierno por la pobre atención oficial, falta de agua y colapso de puentes y carreteras, es el drama que viven cientos de familias que fueron afectadas por los vientos huracanados y el desbordamientos de los ríos Seibo y Soco, que provocó el huracán María, y que destruyeron viviendas de la parte norte de esta ciudad.

La situación continúa crítica tras el paso del huracán María para unas 20 comunidades que permanecen incomunicadas, sin energía eléctrica, agua potable y, según dicen, sin atención oficial.

Santo Laureano, director del distrito municipal San Francisco-Vicentillo, la zona más productora de cacao del Este, dijo que nadie ha visto a la gente del Gobierno auxiliando a cientos de familias que fueron afectadas ni reparando los caminos y puentes que colapsaron por las corrientes de los ríos Magarín, El Peñón y otros en la zona.

Entre las comunidades aisladas por el colapso de puentes y badenes se encuentran Rancho I, Rancho II, El Lial, Bejucal, Las Agustinas, Limoncillo, La Pocilga, Los Mampurrios, Yabón, entre otras.

En tanto que en el municipio cabecera de provincia, Santa Cruz de El Seibo, están aisladas Caciquillo, Los Botados, La Majagua, Las Cuchillas, Los Aguaticos, Mancorneta y otras.

Agua

Geraldo Casanova Jiménez, un residente en El Seibo, dijo que la ciudad sigue sin agua potable, lo que ha dado lugar a que algunas personas estén haciendo pingües negocios con la comercialización del líquido en camiones cisternas.

El tanque de agua de 55 galones es vendido a granel a 50 pesos, y los tinacos de 250 galones, a 200 pesos.

En Miches

La gente de este municipio costero aún no duerme, no porque no les dé sueño o no tengan deseos de hacerlo, sino porque las casas en su mayoría siguen con los pisos cubiertos de lodos y hojarascas, que fueron arrastradas por todo el pueblo por las turbulentas aguas del río La Yeguada,

La falta de agua y energía eléctrica está ausente desde que pasó María, que a juicio de los nativos, fue el ciclón que más daños ha hecho al municipio, de 22 mil habitantes.

Este pueblo está incomunicado con el municipio cabecera de provincia, Santa Cruz de El Seibo, debido a que la carretera se partió en dos pedazos, dejando un cráter en el kilómetro 8, donde está el famoso precipicio conocido como “Cajón de Cisneros”.

Via: DIARIO LIBRE

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.