Santa Bárbara, cuna del prócer Juan Pablo Duarte

Comparte

El barrio cuenta con murales en gran parte de las casas que lo componen, particularidad que atrae la atención de artistas locales y de fuera El barrio Santa Bárbara fue hogar del Padre de la Patria Juan Pablo Duarte, quien en la emblemática iglesia de esta zona de la Ciudad Colonial fue bautizado el 4 de febrero de 1813.

Duarte, quien nació el 26 de enero del año 1813 en lo que hoy es el sector capitaleño de Santa Bárbara, donde comenzó a formarse a temprana edad gracias a las enseñanzas de sus padres. Luego continuó en una escuela de varones, y después en la escuela de don Manuel Aybar, completando sus conocimientos.

El bautismo de este prócer se realizó en la Iglesia de Santa Bárbara, construida sobre el mismo terreno donde los obreros extrajeron las piedras para la construcción de las imponentes casas e instituciones coloniales.

Este templo sagrado fue edificado algunos años después de la Catedral de Santo Domingo, bajo la dirección del Padre Antonio, al cual algunos atribuyen también la construcción de la Basílica Catedral de Nuestra Señora de la Altagracia, en Higüey.

En un principio fue una humilde construcción de paja y madera donde los obreros se congregaban a rezar y a veces a pasar el rato. De acuerdo con el historiador Giovanni Garibaldi, permaneció de esta manera por casi 30 años, hasta que iniciaron la construcción del nuevo templo en el año 1560.

El exterior de la iglesia presenta un estilo español-colonial con detalles barrocos. Se destaca por sus dos torres desiguales y los tres arcos de ladrillo.

La Iglesia de Santa Bárbara fue declarada como patrimonio cultural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en el año 1990.

Es reconocido por expertos como uno de los puntos más valiosos de la Ciudad Colonial, que ha sido reconstruida en varias ocasiones después de ser seriamente deteriorada por el terremoto del 1571. Los trabajos de restauración se iniciaron entre el 1574-1578.

Lo que es más, su valor histórico como sinónimo de Juan Pablo Duarte, es resaltado continuamente, sobre todo cada 26 de enero para conmemorar el nacimiento del prócer, cuando los alrededores de la infraestructura se llenan de seguidores de este Padre de la Patria para rendirle homenaje. Antes la iglesia era escenario de misas en su honor, sin embargo, hace algunos años dejó de realizarse debido a que está en etapa de reconstrucción.

De acuerdo con el libro Santo Domingo Colonial, de Mario Suárez Marill, la iglesia fue incendiada por Drake, en 1586, y afectada por los terremotos de 1673 y 1684. Al inicio funcionó como parroquia ya que la zona del puerto y de la Atarazana eran la parte más importante de la ciudad.

La iglesia gozaba de Asilo Eclesiástico, decretado el 12 de julio de 1772 por el papa Clemente XIV, en la citación del rey Carlos III. En el patio la iglesia hospeda un cementerio, donde reposan los restos del canónico Benito Díaz Páez, gobernador del Arzobispado. En la parte posterior está el Fuerte de Santa Bárbara.

Un barrio lleno de arte

Santa Bárbara está ubicada en la zona norte del Distrito Nacional. Su valor histórico y cultural ha ido creciendo todos estos años, sobre todo porque fue escenario en varias ocasiones de La Bienal Marginal, dirigida e impulsada por el artista plástico Silvano Lora.

Sin embargo, otro evento volvió a dotar a esta comunidad de un colorido especial. Y es que en 2015 la empresa Modafoca y el Centro de la Imagen crearon un proyecto para mantener el legado artístico y cultural del barrio.

Y es que decenas de artistas plásticos crearon sus obras de arte para toda la comunidad dominicana justamente en varias de las casas establecidas en esta zona, esto, con el objetivo de provocar un cambio social y aprovechar el potencial del arte para mejorar la forma de pensar de la gente.

Jorge González, quien preside Modafoca, aseguró que “con esta actividad se unificó la comunidad completa por una causa muy bonita, darle oportunidad a los colores de iluminar sus caminos”.

Centro para envejecientes

Asimismo existe una estancia en donde se les brinda asistencia en diferentes ámbitos a los envejecientes de la zona. Se trata de Fundación Manos Arrugadas, dirigada por Gianni Paulino, que desde hace algunos años ha colaborado con el bienestar de los ancianos de Santa Bárbara a través de programas de salud, actividades de recreación, alimentación, y otros pasatiempos con el fin de brindarles una mejor calidad de vida a las personas de la tercera edad.

“Ver sus rostros llenos de alegría y agradeciendo es lo que nos mueve a ayudarlos en todo lo que podamos”, aseguró Xiara Suárez, de la entidad.

Museo del Ron

En Santa Bárbara también está el Museo del Ron, un espacio donde se pone de manifiesto la tradición licorera dominicana, que es exhibida a través de una amplia muestra de piezas representativas de las familias que en el país han tenido fábrica de ron.

Este museo es el primero en República Dominicana, y por tanto, busca marcar diferencia y ofrecer al visitante el conocimiento de cómo se creó esta tradición en la tierra productora de caña de azúcar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.