Recordando a Molière

Nota cultural

Por Dionicio Hernández Leonardo

Un día como hoy, 17 de febrero de 1673, murió, a los 51 años de edad, Molière en París, Francia.  Su nombre de pila es Jean-Baptiste Poquelin. Fue un dramaturgo y humanista francés, considerado el “Padre de la comedia francesa”. Sus aportes al teatro fueron determinantes para su expansión y desarrollo como espectáculo y como género literario. A casi 3 siglos y medio de su muerte, sigue siendo el autor de referencia y el más interpretado.

Molière, a través del teatro, atacó duramente la pedantería de los falsos sabios, las mentiras de los médicos ignorantes y satirizó la religión y a los falsos devotos. También, formuló críticas antológicas contra los burgueses corruptos. Entre sus grandes obras sobresalen: 1) La escuela de los maridos; 2) Tartufo; 3) El Avaro; 4) Las mujeres sabias; y 5) Don Juan

Termino esta nota con un pensamiento de Molière: “Nadie está a salvo de la calumnia. La mejor manera es no prestarle atención, sino vivir en la inocencia y dejar que el mundo hable”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.