¿Quien es tu mamá?: La pregunta de la doctora Nancy Brito que desarmó al preso que la tomó de rehén.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

[wpsr_share_icons icons="facebook,twitter,whatsapp,email,pdf" icon_size="32px" icon_bg_color="" icon_shape="drop"]

Nancy Brito, la doctora que fue secuestrada por el detenido Jefferson Cabral Guzmán, mantuvo un diálogo armonioso al momento que fue tomada como rehén, pese a que tenía una tijera rozando su cuello.

“¿Quién es tu mamá?”, le pregunta la profesional de la salud al recluso, recurriendo a ese sentimiento de madre a hijo para evitar alteración por parte del privado de libertad.

Por el hecho, el Modelo de Gestión Penitenciaria informó que el detenido está bajo control del centro de corrección y rehabilitación de esta localidad y que presentará una nueva acusación por secuestro.

Gestión Penitenciaria reconoció que, gracias a la colaboración de periodistas locales y la actuación de las autoridades presentes se logró evitar una agresión física contra la profesional de la medicina, internos y los agentes de vigilancia.

Sobre el secuestro
Detalla que alrededor de las 8:30 de la mañana, Cabral Guzmán, se auto agredió provocándose laceraciones en los brazos y se atrincheró dentro de la celda donde se encontraba. Ante la situación, el personal de vigilancia procedió a llamar a la doctora Nancy Brito, quien se encontraba de servicio.

Tras conducirlo con un anillo de seguridad al área médica para curar las heridas que presentaba y tratar de parar el sangrado, aprovechó que la doctora Brito se movilizaba para buscar las herramientas del consultorio y darle asistencia.

En un momento, el interno sujetó a la profesional de la medicina y la amenazó de muerte con un palo si el personal de seguridad no se retiraba del lugar.

Durante el hecho, el interno se apoderó de una tijera que encontró en el consultorio. Posteriormente, le quitó el teléfono a la doctora y comenzó a llamar a familiares y a reclamar la presencia de miembros de la prensa.

Cuando las autoridades lograron tomar el control de la situación, el interno incluso trató de agredir a los agentes de vigilancia con unos trofeos que tomó de la oficina del recinto.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.