¿Qué tan malo es aguantarse los pedos?

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Esa mezcla de gases, olorosa y ruidosa, puede salir en los momentos más inconvenientes. Pero no dejar a los pedos escapar podría tener malas consecuencias para nuestra salud.

Hay varios momentos en la vida que lo llenan a uno de buenos sentimientos. Puede ser de realización personal, de felicidad absoluta o de amor gratificante. Una entrevista para ingresar al trabajo soñado, la primera cita con una persona de la que uno siempre ha estado enamorado, un inesperado paseo en taxi con el jefe, la primera noche en la casa de la pareja, o una reunión de trabajo que por fin le dará luz verde a un proyecto muy esperado. Momentos de la vida que en ocasiones, muy incómodas y desafortunadas, también se nos llena la panza de gases.

Todos, y no nos digamos mentiras, hemos pasado por eso. Luchando contra nosotros mismos para aguantar ese proceso natural de expulsar los aires olorosos y ruidosos, y sin embargo, aunque todos lo sospechamos, existen consecuencias muy malas a esa acción voluntaria de retener gases en el intestino. Para que por fin podamos aclarar el dilema, me sumergí en las redes de Internet y hablé con la doctora Lina Elizabeth Porras, especialista en salud pública de la Universidad de Granada.

Pero antes, cabe aclarar que los pedos, definidos por la RAE como “ventosidad que se expele del vientre por el ano”, son una mezcla de gases que se expulsa por el ano con un sonido y olor característicos, y que es producida por bacterias y levaduras simbióticas que viven en el tracto gastrointestinal. Y aunque parezca increíble, se ha comprobado que esa mezcla de gases tiene ciertos beneficios, como la reducción de la hinchazón en los intestinos, la disminución del dolor abdominal, la detección de enfermedades, e incluso el control de las dietas. Para la doctora Porras los pedos tienen dos ventajas principales: eliminar el volumen de gas sobrante y evitar distensión abdominal, además de ser “un fenómeno normal”.

Algunos gastroenterólogos han afirmado que no permitir la adecuada expulsión de los pedos podría poner en riesgo de inflamación a los intestinos e incluso provocar estreñimiento o cólicos. Esto, porque como es obvio, la gran máquina bien engrasada que es el cuerpo está diseñada para expulsar todo lo que le es inútil. Según la doctora Porras “no es bueno retener las flatulencias demasiado tiempo, dado que pueden causar molestias a nivel abdominal, pero aún así, es normal tener cierto volumen de aire a nivel intestinal”, me dijo. Además, el dolor abdominal que puede causar esto, también puede estar acompañado de una retención de los olores que al ser expulsados son todavía más intensos.

Entonces, puede que al querer evitarnos la vergüenza de que se nos escape un gas, nos expongamos en cambio a una vergüenza todavía más grande. Estudios han comprobado que los humanos (sí, hombres y mujeres por igual) expulsamos normalmente un volumen aproximado de entre 400 y 700 mililitros de gas cada 24 horas. Eso es, entre 5 y 15 flatulencias por día, y en promedio expulsando “episodios flatulentos” a la hora siguiente de ingerir alimentos.

Lo cierto es que los gases siempre buscarán alguna manera de salir por lo que seguimos expulsando pedos incluso cuando estamos dormidos, lo que se hace, según algunos estudios, a un ritmo reducido a la mitad de los expulsados en el día. Es más, la Universidad de Newcastle realizó de la mano de la doctora Clare Collins uno de los estudios más esclarecedores respecto al tema publicado en la revista The Conversation, que reveló que el aguantarse los gases no solo lleva a una mayor incomodidad, sino que eventualmente podrían salir por la boca, exhalados con nuestro aliento.

Un escenario que no es en lo absoluto agradable y que según Collins podría eventualmente terminar convirtiéndose en un “pedo incontrolable”. Y aunque el estudio no aclaró la cantidad de tiempo por la que uno podría aguantar los gases, sí recomendó que para evitar situaciones incómodas en citas y demás, lo mejor es evitar comer una o dos horas anteriores a un compromiso importante y no irse caminando hasta el lugar del compromiso.

Y a pesar de las descabelladas creencias populares, los estudios tampoco han comprobado que aguantarse los pedos fuera o no causal de enfermedades como la diverticulitis, y mucho menos de la muerte. Es decir que todos esos rumores sobre personas que han muerto por aguantar esas ganas de expulsar un pedo no son más que noticias falsas difundidas simplemente para nuestra preocupación. De acuerdo a la doctora Porras, el cuerpo necesita expulsar ese sobrante de aire y tratará de hacerlo de cualquier forma, según ella, “si se retiene voluntariamente puede generar molestias a nivel abdominal, y no va a generar condiciones mayores como diverticulitis, pero sí puede ocurrir que las flatulencias sean más frecuentes”, agregó.

Lo que sí es cierto es que es que expulsar las flatulencias podría prevenir la formación de divertículos (que derivan en diverticulitis), además de ser una barrera y un sistema de alerta contra otras enfermedades. La recomendación principal es que las dejes salir, pero también podrías intentar comer más despacio, y según la doctora Porras, bebidas que contienen gas, alimentos como la cebolla, el brócoli, e incluso evitar mascar chicle y fumar. “Además es importante controlar el estado de ánimo y recordar que no es recomendable pasar demasiado tiempo sin ir al baño, cuando sea necesario. Esta visita puede ser de utilidad para eliminar las flatulencias que se tengan. Si una persona tiene demasiadas, sí es causal de ir al médico”, dijo.

Es así que quizás lo mejor para tu salud sea soportar la vergüenza o buscar un lugar seguro para expulsar a tus ruidosos amigos. Y si te encuentras en desesperación, sigue esta guía de WikiHow sobre cómo disimular los pedos en la escuela (que aplica para cualquier espacio), y recuerda el consejo de nuestro querido ogro verde Shrek: “mejor afuera que adentro”.

Fuente: Vice Colombia

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.