Pfizer y Moderna anunciaron que la variante sudafricana redujo la eficacia de sus vacunas contra el coronavirus.

@navas_mundial

La cepa B.1.351 disminuyó el nivel de anticuerpos generados por los inoculantes en pruebas de laboratorio. Las compañías dialogan con organismos reguladores sobre el desarrollo de nuevas versiones

Un estudio de laboratorio sugiere que la variante sudafricana del coronavirus puede reducir la protección de los anticuerpos de la vacuna de Pfizer y BioNTech en dos tercios, y no está claro si la inyección será eficaz contra la mutación, según dijeron las empresas el miércoles. Moderna también anunció un descenso de seis veces en los niveles de anticuerpos frente a la variante sudafricana.

El estudio reveló que la vacuna seguía siendo capaz de neutralizar el virus y todavía no hay pruebas de los ensayos en personas de que la variante reduzca la protección de la vacuna, según las empresas.

Aun así, las farmacéuticas están realizando inversiones y hablando con los organismos reguladores sobre el desarrollo de una versión actualizada de su vacuna de ARNm o de una inyección de refuerzo, si fuera necesario.

Para el estudio, los científicos de las empresas y de la rama médica de la Universidad de Texas (UTMB) desarrollaron un virus modificado que contenía las mismas mutaciones que la parte de la espiga o espícula de la variante del coronavirus altamente contagiosa descubierta por primera vez en Sudáfrica, conocida como B.1.351. La espiga, utilizada por el virus para entrar en las células humanas, es el principal objetivo de muchas vacunas contra la enfermedad COVID-19.No sabemos cuál es el número mínimo de neutralización. No tenemos esa línea de corte

Los investigadores probaron el virus manipulado contra la sangre tomada de personas a las que se les había administrado la vacuna, y encontraron una reducción de dos tercios en el nivel de anticuerpos neutralizantes en comparación con su efecto sobre la versión más común del virus que prevalece en los ensayos de Estados Unidos.

Sus conclusiones se publicaron en la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.