Pese a estar vacunados, 9 integrantes de una familia se contagian de covid-19

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Los informes del personal de salud son confusos, a veces son alentadores y en otras ocasiones, como a la familia de Hortensia Sánchez, de 65 años, se les pide tener listos documentos y mandar cartas por correo electrónico para despedirse, porque tiene muy afectados los pulmones y su saturación de oxígeno en sangre, con ventilador y aparatos, oscila entre 85 y 90 por ciento.

Doña Hortensia es el pilar de la familia Martínez Sánchez, donde nueve de sus integrantes, incluyéndola, se infectaron con covid-19: algunos son menores de edad, cuatro adultos jóvenes con una dosis de AstraZeneca y, en su caso, contaba con el esquema completo con la vacuna SinoVac desde mayo.

Alma Martínez, de 40 años de edad y quien recibió, a principios de junio, la primera dosis de AstraZeneca, relató que su madre, la señora Hortensia Sánchez, salió positiva a la prueba de covid-19 el 5 de julio, y después fue internada porque su saturación de oxígeno bajó.

A la angustia de tener a su madre internada en un hospital público se suman los informes médicos, sobretodo de los fines de semana, que reportan alta gravedad con posibilidad de muerte en cualquier momento, por el severo daño inflamatorio ocasionado por el virus a sus pulmones, congestionados con flema. “El personal está haciendo un gran esfuerzo por darnos informes, aunque sólo se limiten a decirnos que se niega a intubarse, que sigue mal.

Sabemos que los están corriendo, pero si su informes son contradictorios”, aseveró. Alma presentó síntomas desde el 6 de julio. Se encuentra en casa y en una etapa muy delicada de la enfermedad, debido a que su saturación de oxígeno oscila entre 83 y 85, sin moverse ni hablar y con soporte ventilatorio se eleva a 89 o 92 por ciento. “Tengo lo que llaman síndrome post-covid. Sin concentrador estoy saturando 83 y 85, sin hablar y quieta. Me pongo el concentrador cuando me agito, porque me dijeron que me lo debo de quitar paulatinamente y saturo 89 a 90. Mi doctora me dijo que después de seis meses podré saturar arriba de 93, pero seguiré teniendo síntomas de fatiga, incluso al hablar”, comentó. Sin embargo, en entrevista con MILENIO, relató que aún les resulta confuso identificar cómo llegó el virus a su hogar, sobre todo cuando todos han sido en extremo cuidadosos con el uso de mascarillas, la higiene, el uso de gel, el lavado de manos, evitando visitas y aglomeraciones, ni salir a espacios cerrados. “No tenemos ni idea de lo que pasó. No salíamos a ningún lado, más que a trabajar.

Tampoco nos juntábamos con otras personas. Le damos vueltas y vueltas y no sabemos qué pasó con mi mamá, ella sólo iba al mercado a comprar la comida, totalmente cubierta y se regresaba casa”, recordó. Fue el 5 de julio cuando doña Hortensia presentó mucha tos y gripa, “fue al doctor, le mandaron hacer la prueba, salió positiva” con una carga viral alta, a pesar de que en mayo concluyó su esquema con SinoVac, vacuna del virus inactivado, derivada de la cepa CZ02 de coronavirus, que evita su replicación. Por ello, toda la familia que vive y convive en un mismo espacio, sin hacinamiento. Además, se efectuó también el estudio diagnóstico: cuatro adultos, Alma y José Luis, hijos de doña Hortensia, así como sus parejas Mariano y Sonia, y los hijos de ambos matrimonios, cuatro menores en total, también dieron positivos a SARS-Cov-2. Una semana antes, recordó Alma, dos adolescentes de la familia presentaron vómito, diarrea, dolor de estómago, y la niña cansancio. “Los llevamos al médico y nos dijo que sólo era una infección estomacal, nada más”, y respondieron bien al tratamiento. “Cuando el 5 de julio salió positiva en el centro de salud le dieron un kit de medicamentos y sugerencias. Una semana después, se bañó porque se sentía bien, se quitó el concentrador de oxígeno, salió muy cansada, saturando 40 a 45 de oxígeno. La volvimos a conectar, pero no subía su oxigenación más allá del 70 o 77 por ciento. El médico nos dijo que requería hospitalización”, lo cual sucedió alrededor del 12 de julio, contó. Posteriormente, la trasladaron a un hospital covid del sector público, donde “nos dicen que no ha cedido la neumonia atípica” ni la inflamación, a pesar de tener una mascarilla de alto flujo que le da 15 litros de oxígeno por minuto, además de contar con la mascarilla CPAP para mejorar la oxigenación. Con todo esto, doña Hortensia satura 83 por ciento de oxígeno.

HISTORIA COMPLETA EN:

https://www.milenio.com/politica/comunidad/familia-9-integrantes-contagian-covid19-pese-vacunacion?utm_medium=taboola

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.