Perú vuelve a ampliar la suspensión de vuelos con Brasil, India y Sudáfrica.

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

@navas_mundial

El Gobierno de Perú volvió a prorrogar este domingo la suspensión de vuelos comerciales con Brasil, Sudáfrica e India para limitar las probabilidades de propagación en su territorio de las nuevas variantes de la covid-19 surgidas en esos países.

La nueva suspensión se extenderá al menos por dos semanas más hasta el 15 de junio, con lo que se llegará a los tres meses ininterrumpidos sin vuelos comerciales entre Perú y los otros tres países.

La medida afecta particularmente a las conexiones aéreas regulares existentes entre Perú y Brasil, pues el país andino no tiene vuelos directos ni con India ni con Sudáfrica.

Actualmente la variante dominante del coronavirus en Perú es la llamada andina o C.37, presente en el 80 % de los genomas del coronavirus que secuencia el Instituto Nacional de Salud (INS), según confirmó esta semana el Ministerio de Salud.

Esta variante que también está presente en varios países de América y Europa ha ganado terreno en Perú sobre la variante brasileña, también llamada P.1 o del Amazonas.

Hasta ahora se desconoce si hay efectos en la transmisión y letalidad de la C.37, que cuenta con diecinueve mutaciones distintas en su cadena genética, varias de ellas sobre la proteína Spike encargada de la adhesión del virus para introducirse en las células humanas.

Después de haber sufrido en la primera mitad de abril los peores picos de toda la pandemia en cuanto a contagios y muertes diarias, Perú experimenta un aparente descenso de la larga e intensa segunda ola, que se ha extendido por más de cinco largos meses.

En el balance oficial, Perú bordea los dos millones de casos sintomáticos confirmados, de los que cerca de 70.000 han fallecido, aunque el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef), que recoge los fallecidos confirmados y los sospechosos, apunta a unas 180.000 muertes atribuibles a la emergencia sanitaria.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.