¡Pero que barbaridad de accidente!

Este domingo por la mañana un accidente automovilístico casi termina en tragedia. Pero, a su vez, el desenlace fue propio de una película. El hecho ocurrió en Santa Ana, California.

Un conductor, que venía a muy alta velocidad, perdió el control del vehículo. La velocidad hizo que el auto volcara e increiblemente terminó incrustado en el segundo piso de un edificio de oficinas.

Afortunadamente no había personas en la vivienda.

El conductor y su acompañante, en tanto, también sobrevivieron al increíble accidente. Uno de ellos pudo salir del vehículo al instante, mientras que el otro permaneció atrapado durante más de una hora.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.