Pérez Hilton, de ser un «cubanito» de Miami al bloguero más famoso del mundo

El bloguero Pérez Hilton, que ganó notoriedad por airear los secretos de celebridades, afirma que su autobiografía «TMI: My Life In Scandal» refleja cómo su crianza en Miami y su «adicción» a la fama lo llevó a socializar con artistas de la talla de Amy Winehouse, besar a John Mayer y a ser traicionado por Lady Gaga.

Mario Armando Lavandeira, nombres y apellido reales de Pérez Hilton, soñaba con hacer un libro sobre la transformación física y emocional que vivió en la pasada década al intentar bajar de peso, pero descubrió que «nadie quería recibir lechuga de mi parte», dice en una entrevista con Efe.

Para lo que sí había «apetito» era para la historia de cómo pasó de ser un «cubanito» de Miami al bloguero más famoso del mundo. «Querían una hamburguesa de McDonalds llena de chismes, no consejos de bienestar. No querían leer sobre Mario, sino sobre Pérez Hilton y decidí dárselo», relata Lavandeira sobre cómo nació «TMI: My Life In Scandal» (Chicago Review Press), que en español sería «Demasiada Información: Mi vida en el escándalo».

Cuando habla del bloguero, el autor se refiere a la personalidad «escandalosa, mal intencionada y en muchos casos inconsciente» que creó durante la primera década de los 2000 y que volcó en su blog homónimo. Allí contaba historias sórdidas de los famosos, acompañadas de fotos sobre las que hacía garabatos de colores.

«Revolver los recuerdos, revisar las publicaciones, armar toda la historia se llevó unos dos años en total. Encima, los escritores que me ayudaron viven en Suecia y les gusta hacer todo en persona. Fue largo», reconoce el autor, que vive en Los Ángeles (California) y quien ha bajado entre 80 y 100 libras (36 y 45 kilos) de peso entre 2012 y 2014.

También se convirtió en un activista a favor del colectivo LGTBTQ+ y en contra del racismo. Fueron los escritores Leif Eriksson y Martin Svensson quienes le convencieron de que incluyera las historias de su infancia, en el seno de una familia inmigrante en Miami, y cómo «pasé de ser un ‘cubanito’, con una gran ética de trabajo que me dieron mis padres, a ser Pérez Hilton».
«De cómo salí del closet, lo difícil de mis comienzos. El libro incluye todo eso», detalla. Pero también hay mucha «hamburguesa grasosa», como su amistad con Lady Gaga, a quien acusa de haberlo «usado»; un muy criticado beso en la boca con John Mayer y su amistad con la fallecida artista británica Amy Winehouse.

«Era una época loca en la que todos éramos adictos. Muchos a las drogas, al alcohol o a la comida, pero todos estábamos adictos a la fama», reconoce.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.