Patronos y sindicalistas aceptan que el aumento salarial se divida en dos partidas

SANTO DOMINGO. El Ministerio de Trabajo ratificó ayer el 20%, pero dividido en dos partes, de aumento salarial que había aprobado el Comité Nacional de Salarios (CNS) el pasado 31 de marzo, el cual había sido impugnado por la Confederación Patronal de República Dominicana (Copardom), por entender que el mismo podría provocar despidos y cierres de empresas.

Con la decisión del ministro de Trabajo, José Ramón Fadul, la cual se tomó luego de varias reuniones tripartitas, los nuevos salarios mínimos del sector privado no sectorizado serán RD$15,447.60 para las empresas cuyo capital o existencias sean mayor a los RD$4 millones; RD$10,662 para las que tengan un monto de RD$2 millones a RD$4 millones y RD$9,411.60 para las que tienen menos de RD$2 millones. Pero como se aplicará en dos partes, con la primera partida, los salarios llegarán a RD$14,546.49 en las empresas grandes, RD$10,000.5 en las medianas y RD$8,862.59 en las pequeñas.

Aunque no quedaron muy conformes del todo, la forma en que fue ratificado el 20% -un 13% que se aplicará retroactivo al 1ro de este mes y un 7% el próximo 1ro de noviembre- fue aceptada, tanto por los sindicalistas, quienes que pedían que fuera ratificado en una sola partida, así como por los empresarios, quienes habían pedido que se aplicara en dos tramos de 10%.

El presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), Rafael (Pepe) Abreu, al ser consultado sobre la decisión del Ministerio, manifestó que el sector sindical esperaba que se ratificara el incremento y se aplicara en una sola partida, pero que lo aceptarán de la forma que fue anunciado para que no se dilate más el aumento que tanto esperan los trabajadores.

El sindicalista dijo que el interés de las centrales sindicales porque el 20% fuera aplicado en su totalidad es porque los trabajadores mínimamente, de manera coyuntural, sentirían ese aumento.

“Pero fraccionado, como los procesos inflacionarios en el país son tan rápido, digo a nivel de los alimentos, el transporte, la medicina, que son los gastos de los quintiles más bajos, entonces fraccionado, esa inflación rápida, que se maneja todos los días, que no está en el Banco Central, sino en los colmados, en los ventorrillos y en los supermercados, se traga ese dinerito casi inmediatamente y la gente no siente el beneficio del mismo”, afirmó. Expresó que aunque esto representa un retroceso respecto a la decisión anterior del CNS, menos mal es que no se incluyó la reclasificación.

En tanto que Fermín Acosta, presidente de la Copardom, expresó que esa entidad acepta la decisión del Ministerio de Trabajo porque el aumento se dividió en dos tramos y eso podría evitar un impacto negativo en el empleo.

Acosta sostuvo que la decisión del ministro José Ramón Fadul permite que el mejoramiento del salario mínimo se haga posible bajo un espíritu de consenso, distribuyendo en el tiempo su impacto.

“Lo que nos extrañó es que la resolución no habla de la reclasificación de las empresas, que nosotros entendíamos que debía salir conjuntamente y esperamos que sea complementada en los próximos días, porque hay que dar cumplimiento a la Ley 488-08 y la resolución de 2015 sobre el salario mínimo que también lo establecía”, afirmó el dirigente empresarial.

Indicó que la reclasificación y la readecuación del Código Laboral son las vías más expeditas para hacer sostenibles los empleos en el país en un contexto de formalidad.

En tal sentido, el presidente de Copardom manifestó que ese sector espera que el ministro convoque al reinicio de las negociaciones para la actualización del Código Laboral, a fin de que se pueda fomentar el empleo y la formalidad de las empresas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.