Natti Natasha: «Voy a ser mamá»; cuenta su lucha para lograr su embarazo.

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

@navas_mundial

Tras recibir el diagnóstico de que no podría tener un bebé, Natti Natasha movió cielo, mar y tierra para hacer realidad su sueño de ser madre

Desde muy pequeña, Natti Natasha siempre tuvo claro que una de sus metas en esta vida era ser madre. Por ello, tras mantener más de un año de relación con su mánager y hoy prometido, el empresario Raphy Pina, la dominicana decidió dar ese gran paso. «Hablé con mi pareja Rafael [y le dije]: ‘Los años siguen pasando, sé que el trabajo es muy importante… pero en este momento el reloj [biológico] no para'», recuerda la cantante, quien tras sufrir de quistes en la matriz en el 2007 se sometió a una cirugía en la que tuvieron que extirparle una trompa de Falopio. «Cuando me hacen [el] examen [el doctor] me dijo: «Por más que trates de [embarazarte] de forma natural [no se va a poder]», dice Natasha. «Así que me dijo que el [siguiente] paso era hacer el tratamiento de inseminación in vitro».

Sin pensarlo dos veces, la caribeña inició el proceso. «Me ponía de tres a cuatro inyecciones [de hormonas] cada noche. Recuerdo que para la semana había subido casi 18 libras, no podía ni doblar los brazos», revela. «Las hormonas te ponen loca; no sabes si reír, llorar. Pero no me importaba. Estaba feliz porque lo estaba haciendo».

Su felicidad se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos cuando el tratamiento no funcionó y, con resultados en mano, su doctor pronunció esta frase: «Tú no puedes tener hijos». «Me dio depresión, no quería ver a nadie, no quería hablar con nadie», confiesa ella. «Me sentí como un fracaso total como mujer».

En lo que decidía, junto a su pareja, cuál sería su siguiente paso a seguir —si probar con otro tratamiento hormonal, comprar óvulos o adoptar— la intérprete de «Criminal» se refugió en el trabajo y siguió con su vida habitual. «Estábamos en Puerto Rico. Un día fuimos a hacer Jetski. Empecé a sentir un dolor en la espalda. Me quedé calladita porque no quería dañarle el fin de semana a nadie. Me tomé un Tylenol», Natasha, quien eventualmente acudió al doctor para que la revisara. Nota completa en People en Español.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.