Murió por COVID-19 el líder del movimiento antimascarillas en Texas.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Shares

Caleb Wallace, un líder negacionista de 30 años que encabezó la campaña en Texas (Estados Unidos) en contra del uso de las mascarillas y otras medidas de prevención frente al coronavirus, ha fallecido a causa de la covid tras un mes ingresado en el hospital, según ha informado la agencia de noticias AP citando al periódico local San Angelo Standard-Times.

“Caleb falleció en paz. Vivirá siempre en nuestros corazones y mentes”, ha indicado su esposa, Jessica, que está embarazada del cuarto hijo de la pareja, que tiene tres niñas.

Wallace organizó el 4 de julio de 2020 una protesta en la ciudad texana de San Angelo en la que los participantes portaban carteles en contra del uso de las mascarillas y los cierres de negocios para hacer frente a la pandemia.

Los asistentes también rechazaron las evidencias científicas sobre el coronavirus y se mostraron muy críticos sobre la cobertura que la prensa ha dado al tema.

En abril, además, escribió una carta al distrito escolar de la ciudad exigiendo que anulara todas las medidas de prevención contra el coronavirus. Jessica Wallace explicó al diario que su marido empezó a sentir síntomas el 26 de julio, pero que se negó a realizarse una prueba diagnóstica o ir al hospital.

En lugar de ello, tomó elevadas dosis de vitamina C, pastillas de zinc y un medicamento contra los parásitos que las autoridades han pedido que no sea utilizada contra el virus porque no es efectivo.

Wallace fue hospitalizado el 30 de julio y estaba inconsciente desde el 8 de agosto, ingresado en cuidados intensivos y respirando gracias a una máquina. Un día antes de su fallecimiento, su esposa escribió en redes sociales que era “un hombre imperfecto, pero que amaba a su familia y a sus hijas más que a nadie”.

“A quienes le desean la muerte, lamento que sus puntos de vista y opiniones les causaran algún daño. He rezado para que él saliera de esto con una nueva visión y un mayor aprecio por la vida. No puedo decir más porque no puedo hablar por él”, concluyó la mujer.

Fuente: EFE

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.