Mueren cuatro personas en Puerto Plata al volcarse carro y caer al río en carretera San Marcos-El Cupey

PUERTO PLATA.- Un supervisor de la empresa Vinícola del Norte, murió en compañía de su esposa, su hija y un amigo cuando el automóvil que conducía sufrió una volcadura anoche yéndose a un barranco y cayendo luego al río en la carretera San Marcos-El Cupey.

Las víctimas fueron identificadas como Roberto Minaya, su esposa Yenny Clavo de Minaya, su hija Estefany Minaya Calvo y su amigo Amauris Mercado, cuyos cadáveres fueron sacados por socorristas luego de hacer flotar dentro del río San Marcos el carro marca Honda, modelo Civic, placa A467792 de color blanco.

Se precisó que el señor Minaya  de unos 41 años de edad, era contable de profesión y laboraba como analista de costos (supervisor) en Vinícola del Norte donde manejaba la parte fiscal de los almacenes de esa firma licorera establecida en la avenida presidente Caamaño (antigua Colón) de esta ciudad San Felipe de Puerto Plata.

El lamentable accidente aconteció aproximadamente a las 12:00 de la noche del jueves, pero fue al amanecer de hoy viernes cuando varios ciudadanos avistaron el vehículo con los cadáveres de las cuatro personas dentro del río San Marcos en las proximidades del balneario El Chorro.

Los cuerpos sin vida de los dos hombres y las dos mujeres quedaron atrapados en medio de la carrocería abollada del auto, por lo cual para sacar los mismos, brigadistas de Rescate Ámbar, Defensa Civil y el cuerpo de bomberos debieron utilizar aparatos de extricación vehicular que cortaron la estructura metálica retorcida y extrajeron los cadáveres.

En el lugar del trágico hecho se aglomeraron una gran cantidad de curiosos que fueron mantenidos a una distancia prudente por miembros de los organismos de socorro, Policía Nacional y la Autoridad metropolitana del Transporte (AMET).

Mientras que los restos mortales de los cuatro fallecidos, fueron trasladados a la morgue del Hospital Ricardo Limardo en ambulancias de Rescate Ámbar y el 9-1-1, y allí minutos después fueron entregados a sus parientes  para sus respectivos velatorios y sepelios.

Por Antonio Heredia

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.