Los televangelistas que se enriquecen gracias a los estadounidenses pobres

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

El telepredicador Todd Coontz tiene una rutina que ha practicado muy bien: viste con traje y corbata, toma una Biblia en sus manos y le pide a los televidentes que se comprometan a donar una cantidad concreta de dinero.

“No lo pospongan, no lo pospongan”, les pide de forma calmada, pero enfática.

Coontz conoce bien a su audiencia: aparece con frecuencia en canales cristianos de televisión por cable a altas horas de la noche, atrayendo a espectadores que carecen de conocimiento sobre finanzas y que están desesperados porque ocurra un cambio en sus vidas.

“Yo entiendo las leyes que regulan los seguros, las acciones, los bonos y todo lo relacionado con Wall Street. Dios me llamó… para entregar (beneficios) financieros”, dijo una vez.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.