Los Estados Unidos que admiro y quiero.

Por Eduardo Llibre.-

Amo al territorio de Gerónimo y Cochise; admiro el país de Alí, el otrora Cassius Clay; adoro el país de Santo & Johnny, de Connie Francis, de Nat -King- Cole y de Satchmo; me inclino ante la tierra de Steimbeck, de Faulkner y de London; me identifico con la tierra de Larry Bivins, de Henry Reeve y de los casi 3,000 combatientes que lucharon del lado correcto de la Historia en la Guerra Civil Española; amo la tierra madre de la pelota y del baloncesto. No odio, porque esta es un palabro, pero rechazo con todas las fuerzas de mi corazón el país de la CIA, del Big Stick, de la Enmienda Platt y de las bombas de Hiroshima y Nagasaki; no quiero saber de los Señores de la Muerte, es decir, de los miembros del KKK y de la Asociación del Rifle; tampoco me agradan los aupadores de los Somoza, los Trujillo, los Stroessner y los Pinochet…

Cómo no admirar y querer a la patria de Dos Passos y de Whitman?

Usted me dirá que no existen dos Estados Unidos y creo que es verdad. Entonces, aquella vastedad es el hogar de tanta gente buena y noble el cual ha sido tomado por asalto por una minoría perversa. Y si algún día me niegan el derecho de visitar Yellowstone o Yosemite Park no tendría nada que alegar o reclamar y ello no sería óbice para dejar de admirar a un pueblo noble y solidario como lo es el norteamericano.

Tony Pichardo Jimmy Henriquez Teo Lara Jorge Aguirre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.