Los Eagles conquistan su primer título del Super Bowl; Foles se crece y apaga el sueño de Brady

MINNEAPOLIS. Nick Foles lanzó un pase para que Zach Ertz anotara el touchdown de la ventaja a 2:21 minutos del final, y los Eagles de Filadelfia vencieron el domingo 41-33 a los Patriots de Nueva Inglaterra, con lo que ganaron el Super Bowl por primera vez en la historia.

Foles, quien debió tomar las riendas del ataque en diciembre tras la grave lesión de rodilla que sufrió el titular Carson Wentz, le puso final feliz a su cuento de hadas. Los Eagles hicieron lo propio, con un repunte desde el último lugar de su división hasta la conquista del Trofeo Vince Lombardi.

Jamás dos rivales en un encuentro de postemporada habían acumulado tantas yardas en forma combinada. Paradójicamente, el duelo se definió con una jugada defensiva, cuando Brandon Gaham despojó del balón a Tom Brady. Derek Barnett lo recuperó con 2:09 minutos por jugar, lo que dejó listo el escenario para un gol de campo de Jake Elliott, que estiró la diferencia a ocho puntos.

Tom Brady y los Pats, que un año atrás habían logrado una remontada sin precedente ante los Falcons de Atlanta, revirtieron esta vez un déficit de 12 puntos, pero no pudieron coronar la proeza.

Cuando parecía que Filadelfia se derrumbaría tras quedar abajo en el marcador, Foles encabezó una ofensiva de 75 yardas y 14 jugadas. Su envío a Ertz representó un avance de 11 yardas, culminado por una zambullida del tight end a la zona de anotación.

Fue necesario consultar largamente la decisión, para determinar que Ertz no perdió el balón sino hasta que éste había rebasado los límites de la zona prometida.

En resumen, Foles lideró un ataque al estilo de los muchos que ha conseguido Brady, cinco veces monarca del Super Bowl y nombrado la víspera el Jugador Más Valioso de la NFL.

En el duelo de ataques vertiginosos, sacó la mejor parte un quarterback sustituto, que quedará inmortalizado en Filadelfia tras lanzar para 373 yardas y tres anotaciones. Por si fuera poco, atrapó un pase de anotación en una jugada sorpresa y en cuarta oportunidad.

Los Eagles no eran campeones de la NFL desde 1960, cuando no existía el Super Bowl.

Nueva Inglaterra parecía en cambio lista para obtener su sexto cetro en el gran partido. Brady, en su octavo Super Bowl igual que el entrenador Bill Belichick, pasó para 505 yardas, un récord de estos partidos, y completó tres envíos de anotación, incluido uno de cuatro yardas a Rob Gronkowski, que empató el duelo.

Stephen Gostkowski convirtió el punto extra para que Nueva Inglaterra tomara la ventaja por primera vez en el duelo, por 33-32.

Pero luego vino la serie consagratoria de Foles. Y los Eagles no temblaron, como lo hicieron los Falcons un año atrás.

Pederson cumplió su palabra

El entrenador en jefe de los Eagles de Filadelfia, Doug Pederson, que hizo su debut en el Super Bowl, cumplió su palabra al mantener en todo momento que su equipo mantendría el ritmo de principio a fin del partido de la 52 edición del Super Bowl que esta noche ganaron por 41-33 a los Patriots de Nueva Inglaterra e hicieron historia con su primer título.

Después de acabar la primera parte con ventaja de 22-12, Pederson, antes de retirarse al vestuario dijo que su equipo estaba preparado para seguir dominando y al final conseguir el título.

Filadelfia, que entró al campo de juego como el equipo con menos oportunidades de acreditarse campeón, había superado la experiencia del mariscal de campo de los Patriots, Tom Brady, y de su entrenador en jefe, Bill Belichick, de 65 años, que juntos han conseguido cinco títulos de Super Bowl.

Pederson, de 50 años que ya había estado en un Super Bowl, pero como mariscal de campo reserva con los Packers de Green Bay en 1997, no tuvo nunca ninguna duda de la victoria de su equipo.

“Todavía hay 30 minutos de juego, así que aprovecharemos estos momentos para recuperarnos, y para seguir adelante, porque podemos mantener la ventaja”, destacó el entrenador de apenas dos años de experiencia.

Pederson, que hizo llamado a una de las jugadas más brillantes hasta este del momento del partido, cuando mandó a su mariscal de campo, Nick Foles, a recibir el balón a pase de Trey Burton, y llevó el balón hasta la zona de anotación, explicó que “mi equipo todavía tiene mucho por dar”, en lo que resta del partido.

La jugada había sido intentada momentos por los Patriots, pero Brady no pudo hacer la captura del balón y el pase fue incompleto.

Aunque en el tercer periodo los Patriots se recuperaron para un parcial de 14-7, en el último volvieron a ser superados por los nuevos campeones del Super Bowl de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) que les permitirá llevar el trofeo Vince Lombardi por primera vez a la ciudad de Filadelfia después de dos intentos anteriores fallidos. EFE

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.