Los campeones también son presas fáciles de la depresión

MADRID.-Alejandro Valverde, campeón del Mundo de ciclismo, Andrés Iniesta, héroe del mundial de fútbol en 2010 y leyenda del Barca, y Álex Abrines, exjugador de la NBA, son algunos deportistas ilustres que a pesar de triunfar en sus disciplinas han caído en el lado débil de la mente hasta llegar a la depresión.

Cuando el cuerpo se aleja de la mente, se pierde la motivación y no se encuentra explicación. El deportista de élite, por muy famoso y triunfador que sea, entra en las garras de la depresión.

De ahí a una locura a veces solo hay un paso, pero el paso que hay que dar es lanzar la señal de SOS y pedir ayuda. No se reconoce fácil, muchos deportistas esperan a su biografía o a un programa especial sobre su persona para contar su experiencia.

Alejandro Valverde lloró viendo la presentación del reportaje “Un año de arcoiris”. Se emocionó el “Bala”, de 39 años y 127 victorias en su palmarés.

La apariencia

“Desde fuera todo parece muy bonito, pero soportar la presión es muy duro.

Perdí hasta el deseo de ganar, el hambre de ganar. Hasta se me olvidó lo que era disfrutar de la bici”, dijo un ciclista habituado a ganar desde los 9 años.

La experiencia fue peor en marzo de 2012. Mareos, miedo insuperable.

Un buen día le invadió el miedo, le resultaba imposible guiar por pánico a un mareo. La consulta al psicólogo fue el primer paso, pero estaba de psiquiatra.

Esas sensaciones las tuvo Iniesta, “Iniesta de mi vida”, que gritó Camacho tras el gol del Mundial.

— Álex Abrines
El abismo también visitó al jugador de baloncesto Álex Abrines (Palma de Mallorca, 26 años). En julio de 2016 conoció el máximo escalón del baloncesto en los Oklahoma Thunder de la NBA.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.