Los bancos de Haití reanudarán su actividad normal gracias a la llegada de combustible

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Los bancos comerciales de Haití retomarán el lunes su horario de trabajo habitual gracias a la reanudación del suministro del combustible, según ha hecho saber la Asociación Profesional de Bancos al diario digital ‘Gazette Haiti’, en un momento de extrema violencia en la capital del país, Puerto Príncipe, bajo control de los grupos armados.

La APB ha informado que «a la luz del restablecimiento de un flujo regular en la distribución de productos petroleros, sus miembros han decidido restablecer los horarios habituales de sus distintos puntos de servicio a partir del lunes 15 de noviembre de 2021».

La APB se vio obligada a abreviar el horario de sus oficinas el 8 de noviembre debido a la escasez de hidrocarburos.

El líder de la federación de bandas G-9 y aliados de Haití, Jimmy Cherizier, alias ‘Barbecue’, anunció el 12 de noviembre una tregua para permitir la distribución de combustibles, después de que el fuerte racionamiento obligara a cerrar numerosas instituciones, entre ellas hospitales, escuelas, negocios y mercados, lo que derivó en una subida de los precios de productos de primera necesidad y abocó a miles de personas a la hambruna.

Desde el magnicidio del presidente, Jovenel Moise, el pasado 7 de julio, la siempre convulsa situación política y económica por la que atraviesa Haití desde hace años se vio un poco más golpeada.

Pronto el vacío de poder degeneró en una crisis de seguridad, con asesinatos y secuestros a diarios, sobre todo en amplias zonas de la capital. Desde hace cinco semanas, las pandillas han tomado el control y han bloqueado los principales centros de suministro de combustible para presionar al primer ministro, Ariel Henry, a dimitir.

La falta de combustible ha derivado en el cierre de al menos medio centenar de centros médicos y hospitales de todo el país, así como el de otros servicios públicos y privados de primera necesidad.

Fuente: Europa Press.-

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.