Ley histórica sobre despenalización del cannabis avanza en Congreso de EE.UU.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó por primera vez el viernes a favor de despenalizar el cannabis, en lo que supone un gran paso para situar las leyes federales en línea con las de varios estados y países que ya han liberado el uso de esta sustancia.

La Cámara baja, bajo control demócrata, aprobó fácilmente este proyecto de ley por 228 votos frente a 164. Sin embargo, sus posibilidades son mucho menores en el Senado, dominado por los republicanos.

La nueva norma pretende sacar a la marihuana de la Lista de Sustancias Controladas, que la incluía junto a la heroína o la cocaína como un narcótico peligroso y estipulaba duras penas.

La inclusión del cannabis en esta lista dejaba al gobierno federal fuera de la línea adoptada por varios estados que ya legalizaron la marihuana para uso médico y algunos, como Colorado, que optaron por liberarlo completamente y regularon su consumo recreativo.

Este proyecto de ley federal es la culminación de cinco décadas de argumentación por parte de sus defensores para convencer al gobierno federal de que reconozca el daño relativamente bajo que causa el consumo del cannabis comparado con otras drogas, así como el fracaso en la represión de su comercialización mientras se mandaba a prisión a cientos de miles de personas por delitos menores.

De aplicarse finalmente la ley, los registros penales de muchas personas arrestadas por consumo de marihuana acabarían eliminados y podrían revisarse las sentencias de quienes cumplen actualmente penas por delitos federales relacionados con el cannabis.

También autorizaría a los estados a establecer sus propias leyes y a lanzar una regulación federal y tasación del sector, como ya ocurre con el alcohol.

“Durante demasiado tiempo, hemos tratado a la marihuana como un problema de justicia penal en vez de como una cuestión de elección personal y salud pública”, afirmó el legislador demócrata Jerry Nadler, que redactó el proyecto.

“El creciente reconocimiento en los estados muestra que el statu quo en este asunto es inaceptable”, añadió.

– “Economía violenta” –

Los demócratas usaron argumentos como que los afroestadounidenses han sufrido mucho más que los blancos de arrestos y condenas, que la despenalización federal permitirá que los veteranos con lesiones de guerra obtengan un mejor acceso a la marihuana medicinal o que la nueva norma implicaría la desaparición de los bloqueos federales de larga duración a la investigación con marihuana.

Algunos republicanos opinaron, sin embargo, que la ley fomentará el consumo. Otros criticaron que crearía otra capa de burocracia e impuestos para el Departamento del Tesoro.

Sin embargo, el legislador republicano de California Tom McClintock aseguró haber votado a favor de la ley porque legalizar y regular el cannabis sacará a la industria de manos de los narcotraficantes y de las bandas violentas.

“Hay que reconocer que la ley de prohibición ha hecho mucho más daño. Ha generado una economía violenta clandestina”, subrayó.

“Los cultivadores de rábanos no se matan los unos a los otros por el territorio”.

– “Día histórico” –

Para la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana, con más de cinco décadas de antigüedad, se trató de un “día histórico”.

“Al dejar constancia con esta votación, los diputados de la Cámara han sentado la base para un muy necesitado momento clave legislativo en 2021”, afirmaron, recordando que a partir del 20 de enero el demócrata Joe Biden ocupará la Casa Blanca.

Cada vez más, la posición federal de Estados Unidos va quedando apartada de las tendencias internacionales.

Su vecina del norte, Canadá, legalizó completamente la marihuana en 2018 y varias compañías la cultivan comercialmente allí.

Al sur, México también dio un importante paso hacia la legalización para uso medicinal y recreativo el mes pasado, cuando el Senado aprobó un proyecto de ley destinado a reducir la violencia ligada al tráfico de drogas, destinado en gran parte a Estados Unidos.

Esta votación llega dos días después de otra decisión histórica tomada en la ONU.

La Comisión de Estupefacientes de la organización retiró el miércoles al cannabis de su lista de drogas más peligrosas, en la que figuraba desde hace 59 años y que desaconsejaba su uso con fines médicos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.