Leonardo Faña buscará este miércoles que Corte de Apelación le varíe la prisión preventiva

Slider

Lee y Comparte

Santo Domingo, RD.- El suspendido director del Instituto Agrario Dominicana (IAD), Leonardo Faña, contra quien pesa la acusación de agresión sexual por parte de una exgerente financiera de la entidad, busca hoy miércoles obtener su libertad con una apelación a la decisión que lo envía a prisión.

La Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, que preside el magistrado Ignacio Camacho, fijó para las 2:00 de la tarde el conocimiento del recurso de apelación interpuesto por el imputado, a través de su abogado Carlos Olivares.

El recurso busca anular la decisión de la jueza de instrucción especial Nancy Joaquín, que envió al ex director del IAD y dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRM), a la cárcel de Najayo, por un periodo de 2 meses al dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRM).

El imputado procura que el tribunal, que integra además Nancy Joaquín, quien deberá de inhibirse debido que participó en el caso, varíe la prisión preventiva por una libertad pura y simple y que, en caso contrario, los jueces impongan garantía económica, impedimento de salida y presentación periódica.

La denuncia por agresión sexual en contra de Faña fue presentada el 18 de enero ante la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia de Género, dependencia que la tramitó ante la Procuraduría Regional de la Corte de Apelación del Distrito Nacional por tratarse entonces de un funcionario gubernamental.

La denunciante fue la gerente financiera del IAD, María Isabel Flores, quien terminó retirando la querella, según informó el pasado 27 de enero el Ministerio Público que decidió, sin embargo, seguir el caso.

Según la querella, tras designarla en el cargo, Faña le hizo constantes llamadasa la mujer para reunirse fuera del horario laboral.

Flores accedió a reunirse con el funcionario el 4 de enero para coordinar unos trabajos, pero este, según la denuncia, la condujo a una cabaña, a la que la mujer se negó a entrar.

Posteriormente, la llevó a un restaurante en Bonao, donde «le dio a comer una comida y a beber una especie de vino» que presuntamente llevaba en su vehículo, lo que provocó que «perdiera el conocimiento y la fuerza», situación que aprovechó para agredir sexualmente.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.