Las Estrellas entran a la recta final con el fantasma del torneo pasado por las bajas

SANTO DOMINGO. En unas clasificaciones que prometen final de espanto, restando un dígito de juegos las Estrellas, salieron de la reanudación con el destino en sus manos (22-19, 3ros.), pero con lo tocado por lesiones y paralizaciones que está el núcleo que le ha permitido competir levantan la sombra del frustrante torneo pasado.

Al 12 de diciembre de 2016 los verdes marchaban cuartos (21-20), con dos juegos de ventaja sobre el Escogido (19-21). Sin embargo, en lo adelante perdieron siete de los siguientes nueve partidos y quedaron últimos (23-27).

Los de Dean Treanor arrancaron ayer con una lista de lesiones que incluye a Gabriel Guerrero (músculo halado en la ingle), Gustavo Núñez (hombro derecho), Radhamés Liz (brazo derecho), Sócrates Brito (pierna derecha), Michael Martínez (tobillo derecho), Jordany Valdespín (migraña) y José Manuel Fernández (oblicuo).

“Creo que ellos (Liz y Guerrero) volverán, lo que pasa es que lo necesitas para el día de hoy, no para mañana”, dijo a DL José Manuel Mallén, presidente de las Estrellas. “El escenario del año pasado fue más apretado que este, tuvimos todo hasta último momento pegado, nosotros estábamos en tercer lugar y vinimos a estar descalificado en la última semana, fue algo interesante lo que se produjo el año pasado y era algo que no se contemplaba”.

Los retornos de Liz (2-0, 0.50) y Martínez, que tiene un mes en baja, son los que aparecen como más difíciles, el primero por su situación contractual y el segundo por el poco progreso en su lesión. Guerrero es hoy uno de los más serios candidatos al Jugador Más Valioso con promedio de .301, cuatro jonrones y 26 carreras impulsadas. Núñez es segundo en bateo de la liga con .352.

El equipo petromacorisano jugó 15 partidos en fila entre el 24 de noviembre y ocho de diciembre, una carga que pudo haber pasado factura. “A pesar de todo estamos de buen ánimo, miramos más hacia el primer lugar que hacia la parte baja”, dijo Mallén. “Ya es una época un poquito complicada, más bien los equipos están parando jugadores”, respondió sobre posible integraciones mayores a las programadas.

Satisfecho
Mallén, empresario farmacéutico, es nieto del inmortal del deporte dominicano Manuel Eulalio “Lico” Mallén Isa, uno de los fundadores del equipo en 1910.

Estrellista desde que tiene uso de razón (como asegura es la mayoría de su familia), ingresó como socio cuando se creó la Corporación Deportiva de San Pedro de Macorís (empresa dueña del equipo) en 2009, pero es en 2011 que entra en la directiva y en 2015 como máximo ejecutivo que está al tanto del más mínimo detalle en torno al equipo.

Bajo su gestión el equipo ha clasificado cuatro veces en seis temporadas, con dos visitas a la final. Este torneo tiene como gerente a su hijo, José Mallén Calac.

“Hemos devuelto el orgullo del estrellista, que antes le daba vergüenza hablar de que ‘yo soy verde’. No, todo lo contrario, se ha hecho un gran trabajo, que debe culminar ahora con los resultados que debemos tener, ir al round robin, hacer un buen comportamiento, llegar a la final y ganar la final”, suelte como grito de guerra.

“Créeme que la curva de aprendizaje ha sido complicada, esto de dirigir un equipo dependiendo solamente de la parte humana, no hay otro activo que no sea ese, ha sido una gran experiencia muy enriquecedor”, dijo en una entrevista anterior con DL. “Uno sufre decepciones como en todos los negocios en que hay sorpresas, que si firmaron a tal pelotero y se fue para Japón, que un equipo de las Grandes Ligas lo paró, que el otro se lesionó. Es complicado”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.