Las bondades curativas de disminuir la ingesta de calorías diaria

En los últimos años la tendencia wellness ha formado parte de los movimientos más populares, los cuales persiguen el principal objetivo de vivir de manera más saludable. Entre las prácticas más sencillas y de mayor éxito se encuentran los beneficios terapéuticos de integrar como un nuevo estilo de vida, una restricción calórica en la alimentación diaria. A este método se le atribuyen bondades relacionadas a un aumento en la esperanza de vida y un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas y degenerativas.

Diversos estudios realizados por reconocidos establecimientos a nivel mundial comprueban las enormes virtudes, de realizar un sencillo ajuste al disminuir un 15% de las calorías consumidas a lo largo del día.

Tal es el caso del estudio realizado por el centro Pennington Biomedical Research en Los Ángeles, el cual fue publicado en la revista Cell Metabolism en el cuál se comprueban los beneficios de la restricción calórica para reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas, esto se debe en gran parte a su capacidad de hacer más eficiente el metabolismo y disminuir el estrés oxidativo. Dicho estudio fue realizado en 53 personas sanas la mitad de ellos sin señales de sobrepeso, la otra mitad con algunos kilos de más (ninguno con obesidad); los candidatos redujeron su ingesta calórica en un 15% durante un período de dos años, en este tiempo especialistas controlaron los valores metabólicos y niveles de estrés oxidativo.

Los resultados de la investigación comprobaron que la reducción de calorías en la dieta tiene la capacidad de disminuir la tasa metabólica significativamente, desde el primer año. De la mano y sin ser uno de los objetivos principales los participantes experimentaron una pérdida de peso considerable, una media de 8.7 kg por los dos años de estudio; dentro de las mejoras adicionales se encontraron beneficios en su estado de salud general, como es el caso de una destacada disminución de los niveles de azúcar e insulina en la sangre, un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, una menor incidencia de padecer sobrepeso y obesidad y notorias mejoras en el estado de ánimo.

Resulta que el secreto para vivir más y mejor se encuentra en controlar esos pequeños antojos, especialistas en nutrición comprueban que omitir la ingesta de este tipo de “alimentos chatarra” no sólo brinda beneficios a la salud de manera inmediata. Al ser productos que se caracterizan por su alto aporte calórico y nutrientes vacíos, su consumo debe limitarse únicamente a ocasiones especiales.

Las bondades medicinales de disminuir 300 calorías al día se ven reflejadas en alejar el riesgo cardiometabólico lo que se traduce en un menor daño al corazón y los vasos sanguíneos, principalmente derivado de los altos niveles de colesterol malo “LDL”, los excesos de grasa en la sangre, los bajos niveles del colesterol bueno “HDL“, la hipertensión, la resistencia a la insulina y la obesidad.

A modo de conclusión los investigadores señalan que inclusive las personas que gozan de un buen estado de salud, se podrán beneficiar de los efectos positivos de una menor ingesta calórica. Es indispensable mencionar que no sólo basta con “comer menos” es importante “comer mejor”, la calidad de lo que comemos es determinante. Una buena recomendación para iniciar en el camino de la longevidad es integrar el consumo de superalimentos, que se destaquen por su alto contenido en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.