Las bandas armadas de Haití pactan una tregua para dejar paso a la ayuda humanitaria por el terremoto.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

Shares

@navas_mundial

Las bandas armadas que operan en Puerto Príncipe, la capital de Haití, han acordado este miércoles una tregua para permitir el paso de ayuda humanitaria a la zona sur del país, golpeada violentamente el pasado fin de semana por un terremoto que ha dejado ya más de 1.900 muertos y más de 9.900 damnificados.

Yvon Jérome, antiguo alcalde de Carrefour, una comuna situada en Puerto Príncipe, ha sido el encargado de intermediar entre lo líderes de las tres pandillas que vienen protagonizando en los últimos meses sangrientos enfrentamientos en el barrio de Martissant.

“El tráfico se ha reanudado en el bulevar Jean Jacques Dessalines, los líderes de las bandas han prometido no atacar los convoyes y ya no hay peajes para permitir su paso”, ha contado Jérome en la emisora haitiana Radio Métropole.

La tregua, sobre la que no se han fijado fechas, podría haberse alcanzando debido a que los pandilleros tendrían familiares entre las víctimas del terremoto de 7,2 en la escala de Richter que el pasado 14 de agosto estremeció la región sureste de la isla y que en los últimos días ha sido nuevamente azotada, en esta ocasión por las intensas lluvias de la tormenta tropical ‘Grace’.

Jérome confía que cese de la violencia perdure y pueda servir para restablecer la confianza entre los líderes de estas tres bandas, ‘Grand Ravine’, ‘Ti Bois’ y ‘Village de Dieu’.

Los enfrentamientos entre estos grupos de delincuentes, que se intensificaron hace un par de meses, han provocado el desplazamiento de más de 15.000 personas, además del cierre momentáneo de una de las instalaciones que la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) había levantado en el país para dar tratamiento a la población, después de que el centro y sus trabajadores fueran objetivo de un ataque armado.

Fuente: EUROPA PRESS.-

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.