La historia favorece a Astros, pero a los Dodgers sobran ejemplos de remontadas

Slider

Lee y Comparte

SANTO DOMINGO. A nivel de resultados colectivos, la historia ha sido triste para los Astros, apenas disputan su segunda Serie Mundial en los 57 años de vida de la franquicia, pero las estadísticas históricas juegan a su favor para el quinto partido de la edición 2017 del desenlace.

El duelo de esgrima ganado la madrugada del lunes por Houston sobre Los Ángeles (13-12 en 10 entradas) colocó a los texanos a 27 outs de terminar con la tercera mayor sequía en la Major League Baseball. Solo Indios (69 años) y Rangers (57, nunca han ganado) han esperado más que los Astros para descorchar champaña.

Es la ocasión 66 que el Clásico de Octubre se coloca 3-2. De las previas 65 veces el club que tomó esa ventaja se impuso en 43 ocasiones, o lo mismo que el 66%, de acuerdo a MLB Communications. Esas series se han decidido en el sexto partido en el 38% de los casos.

Justin Verlander tiene la oportunidad de completar una postemporada de ensueño y justificar el costoso precio en que los Astros incurrieron en agosto. Un equipo con los ánimos tan altos como los cohetes del programa espacial que honran, que en el quinto juego se repuso de 0-4, 4-7, 7-8 y luego desperdició un 12-9 para dejar en el terreno a los californianos.

“Estos son los momentos en que uno quiere formar parte de este deporte. Es todo lo que podría pedir. El Juego 6, o lo ganas para sobrevivir o lo ganas para ganarlo todo. De cualquier manera será un partido muy intenso”, aclaró Verlander.

Verlander presenta un récord de 3-0 en esta postemporada y en esta Serie Mundial tiene una victoria sin derrota.

El venezolano José Altuve (2 HR, 5 CE), el boricua Carlos Correa (.333/.364/ .667, 2 HR, 5 CE), George Springer (.333/.440/.857, 3 HR), Alex Bregman (2 HR, 5 CE) y el cubano Yuli Gurriel (3 dobles, dos HR) han sido las figuras clave de la ofensiva de Houston hasta ahora en este Clásico de Otoño.

Rich Hill abrirá por los Dodgers, que están de vuelta en la serie por primera vez en 29 años.

De los 20 equipos que han remontado para superar un 2-3 en la Serie Mundial 14 lo hicieron jugando los dos choques finales en su hogar, un escenario similar al que tienen los Dodgers esta vez. Tan reciente como el año pasado los Cubs cayeron debajo 1-3 ante los Indios y lograron dan vuelta al match. Los Cardenales se sobrepusieron de un 2-3 ante los Rangers en 2011, los Angelinos a los Gigantes en 2002 y los Diamondbacks a los Yanquis en 2001.

“Para mi equipo esto no termina el martes. Habrá un juego 7”, dijo el cubano Yasiel Puig, quien conectó un jonrón de dos vueltas como parte del ataque de tres carreras en la novena entrada que ayudó a los Dodgers a llevar el partido a extrainnings.

La ofensiva gana

Se han jugado sólo cinco encuentros, pero entre ambas escuadras ya implantaron el récord de más jonrones en una Serie Mundial con 22. Los Astros han dado 13, la segunda cantidad más alta de todos los tiempos, apenas uno por debajo de los 14 que dieron los Gigantes del 2002 en siete desafíos. Y los Dodgers están empatados en el 10mo puesto con sus nueve.

Los dos clubes tienen un slugging combinado de .484, el mejor en la historia de la Serie Mundial. Los Astros son terceros con .528 y los Dodgers el 28vo con .438.

La efectividad combinada de 5.38 es la quinta peor en la historia de la Serie Mundial. Los Astros dominan pese a una efectividad colectiva de 5.55, la 15ta peor en la historia de la Serie. La de los Dodgers, de 5.21, está en el 22do puesto. DL

Récord de jonrones

El bombardeo de jonrones este año dejó atrás los 21 de la Serie Mundial de 2002. Anaheim sacudió siete y Barry Bonds y los Gigantes de San Francisco conectaron 14 en siete partidos. Eso fue el año previo al inicio de los controles antidopaje. Juntos, los bullpens de Astros y Dodgers tienen 6.33 de efectividad, la sexta peor desde que se juega la Serie Mundial. Cuatro de los cinco cotejos se han decidido por dos o menos carreras: dos por una rayita, y otros dos por dos anotaciones. Después de la sexta entrada, se han marcado 26 carreras. Y en dos ocasiones ha habido remontadas en el noveno para mandar las cosas a entradas extras. Las conjeturas de que algo ha cambiado en las pelotas incluyen un estudio que asegura que encontró diferencias en el tamaño y dimensión de las costuras de las pelotas desde el receso por el Juego de Estrellas de 2015.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.