La familia de Tomiii 11 recibió un botón de diamante póstumo de YouTube.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Todo un fenómeno mundial… Así dice la carta con la que YouTube hizo entrega del codiciado botón de diamante a la familia de Tomás Blanch, mejor conocido como Tomiii 11, el pequeño youtuber que se ganó el corazón de millones en muy poquito tiempo y justo antes de morir.

La historia de Tomiii 11 se viralizó cuando estaba cerca de alcanzar un millón de suscriptores en YouTube, lo que no hizo sino catapultar aún más la convocatoria por este guerrero de la vida.

Tristemente sucedió lo que muchos temíamos. Tomiii 11 murió en agosto de este año tras semanas muy complicadas luchando contra su enfermedad. En ese momento tenía poco más de 8 millones de suscriptores en la red social.

Pero la muerte de este inolvidable youtuber no provocó que la cantidad de suscriptores en su canal se viniera abajo… todo lo contrario. En un gesto maravilloso, se lanzó la iniciatva #Tomiii1110millones, con la finalidad de invitar a mucha más gente a unirse a la comunidad de seguidores de Tomiii 11 para llegar a los 10 millones y conseguirle el botón de diamante.

Y claro, tratándose de una historia de vida tan maravillosa como la de este niño chileno, eso no tardó en lograrse. Apenas unos días después de su muerte, Tomiii consiguió llegar a los 10 millones de suscriptores. Pero fue apenas esta semana cuando su familia recibió de parte de YouTube el mencionado reconocimiento con un mensaje conmovedor.

“Cuando llegaste a los 100 mil suscriptores, pensamos: ‘Oye este canal tiene buena pinta’. Luego alcanzaste el millón de suscriptores y nos dimos cuenta de que tu éxito no era casualidad. ¿Pero 10 millones? Nos has dejado boquiabiertos“, leyó la madre del niño chileno más querido de internet entre lágrimas, al tiempo que su padre lo felicitaba mientras miraba una fotografía suya: “¡Felicitaciones, hijo! ¡Felicitaciones, mi amor!”.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.