La canalización del Río Masacre también puede perjudicar a Haití

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

SANTO DOMINGO.– La construcción de un canal que drene las aguas del Río Dajabón y/o Masacre en la localidad de Juana Méndez para fines de reguío, también afectaría al vecino país de Haití.

El ambientalista Euren Cuevas explicó ayer que si a la deforestación y la extracción de agregados del acuífero se le suma un canal de reguío, el caudal del mismo terminará desapareciendo en el futuro.

“El desvío de un río tiene un impacto negativo a la larga hasta para el que cree que se está beneficiando de eso”, indicó Cuevas.

Afirmó además que el impacto en la flora, la fauna y la economía agrícola de la zona sería de proporciones catastróficas.

“El impacto ambiental es demoledor, los ríos tienen sus bosques de galerías y su cauce natural. Los bosques de galería son los que mantienen la humedad para garantizar que cuando llueva se drene el agua de manera paulatina hacia el mar, si canalizas el río, desaparecen”.

El canal para fines de riego y suplir de agua los hogares haitianos ya está en su etapa final de construcción.

Asistencia presidencial

El senador de Dajabón, David Sosa, pidió ayer al presidente de La República, Luis Abinader, poner los ojos en la frontera, ya que falta aclarar muchas de las reglas internacionales en la frontera.

“Esto no es más que un espejo de lo que siempre ha pasado. Si ellos construyen ese canal estarían siendo afectadas miles de tareas de tierra que son dedicadas al cultivo del arroz en el país”.

Declaró que tengan o no la razón, esta crisis debe ser aprovechada para, junto a las autoridades fronterizas que son quienes conocen como funcionan las cosas en la frontera, reunir a los dos países y trabajar en los tratados de convivencia pacífica.

“Debe dicha comisión demostrarle a las autoridades haitianas los daños ambientales que significaría la construcción de ese canal y en caso de que no asuman las recomendaciones, tomar nosotros como país decisiones”.

Antecedente y división

Hace tres años, Haití se opuso a la construcción de una presa hidroeléctrica en el río Artibonito por considerar que afectaría el 40% de la tierra que es irrigada en su país. El agrónomo Jean André Victor fue quien dio la alerta a las autoridades de su país declarando que existía una guerra del agua entre ambas naciones y que Haití no lo sabía.

Sin embargo, organizaciones políticas y sociales prohaitianas defendieron ayer el derecho de Haití de desviar el río Masacre hacia su territorio, tras asegurar que el vecino país tiene el mismo derecho que la República Dominicana de disfrutar de las aguas de ese afluente.

A juicio de los representantes de esas entidades, con el tema se pretende confrontar a ambas naciones para desviar la atención de la crisis política y social que se vive en Haití.

“Es una barbaridad en lugar de contribuir a que se produzca más agua a luchar contra la deforestacion que hoy se quiera enfrentar el problema confrontando al pueblo dominicano y al pueblo haitiano, la unión hace la fuerza”, dijeron, tras reunirse en la parte frontal del Palacio Nacional.

Relaciones bilaterales

— Atasco

Una comisión del Ministerio de Relaciones Exteriores junto a sus homólogos haitianos son los encargados de dirimir las diferencias. El pasado lunes suspendieron un encuentro que debió realizarse ayer.

Fuente: Elodia.com.do

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.