La apertura de la embajada de EE.UU. en Jerusalén provoca indignación mundial

PARÍS. La violencia que dejó más de 50 muertos por disparos del ejército israelí en la frontera con la Franja de Gaza provocó este lunes indignación y llamados a la calma de la comunidad internacional.

Turquía y Sudáfrica llamaron a consultas a sus embajadores en Israel, mientras Estados Unidos responsabilizó al grupo radical Hamas por la matanza de manifestantes palestinos a manos de Israel.

“La responsabilidad por estas trágicas muertes es directamente del Hamas”, dijo un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, en relación a la violencia registrada en la jornada y que desató una oleada global de indignación.

El primer ministro Benjamin Netanyahu defendió el uso de la fuerza porque “todo país tiene la obligación de defender su territorio”, dijo en Twitter.

Varios países, entre ellos Reino Unido, Francia y Rusia reprobaron la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, cuyo traslado fue rechazado por 128 de los 193 países miembros de la ONU.

La inauguración de la embajada motivó una manifestación de decenas de miles de personas en la Franja de Gaza. Al menos 55 murieron por disparos de soldados israelíes y cientos resultaron heridas. El presidente palestino Mahmud Abas denunció una “masacre”.

“Los responsables de estas violaciones flagrantes de los derechos humanos tienen que rendir cuentas”, reaccionó el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Husein. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo “especialmente preocupado” por la situación en Gaza.

La organización Amnistía Internacional (AI) calificó de “abominable violación” de los derechos humanos la reacción de Israel contra los manifestantes en la franja de Gaza, mientras que la ONG Human Rights Watch (HRW) denunció “un baño de sangre que cualquiera pudo advertir”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.