Justicia de Brasil frena indulto que beneficiaría a presos de Lava Jato

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

BRASILIA. La corte suprema de Brasil suspendió este jueves un indulto presidencial de Navidad que podría haber dejado en libertad a políticos y empresarios condenados por la megacausa de corrupción Lava Jato.

La decisión respondió a un pedido de la fiscal general, Raquel Dodge, quien solicitó dejar sin efecto ciertos beneficios de un decreto del presidente Michel Temer por considerarlo inconstitucional y violatorio de la separación de poderes.

“El indulto no es ni puede ser un instrumento de impunidad”, escribió la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Cármen Lúcia, al conceder la medida cautelar.

El indulto había desatado una cascada de críticas y fue denunciado por funcionarios de la justicia como un “black friday” de los crímenes de cuello blanco.

Sin embargo, poco después de conocerse la medida, el ministro de Justicia, Torquato Jardim, dijo en una entrevista a Globo TV que Temer recomendó a su ministerio que estudie “otros criterios” para editar un nuevo decreto que ampare a los brasileños “excluidos” por la decisión del STF.

El principal cambio del decreto de Temer era eliminar la exclusión anterior a todos los presos que cumplen condenas de más de 12 años. Bajo esos nuevos lineamientos, la duración de la sentencia ya no importaba y un preso solo necesitaba haber cumplido un 20% de la pena para calificar, en lugar del 25% que establecían las reglas anteriores.

En caso de ser reincidente, el reo debería haber cumplido un tercio de la pena y no la mitad como anteriormente.

Entre los delitos sin “grave amenaza o violencia contra la persona” incluidos en el indulto entraban varios crímenes del caso que comenzó en la estatal Petrobras y luego se diseminó en gran parte de la administración pública de Brasil, antes de extenderse a varios países de América Latina y África.

Deltan Dallagnol, uno de los fiscales principales en la Operación Lava Jato, consideró el indulto “un insulto” que esterilizaba la delación premiada, figura a la que se acogieron decenas de delincuentes para confesar sus crímenes a cambio de una condena más suave.

La investigación “Lava Jato está en riesgo, así como todo el sistema de responsabilización criminal”, señaló la fiscal Dodge en su presentación para pedir la suspensión a la que accedió la AFP.

Dodge fue elegida por el propio Temer para reemplazar a Rodrigo Janot, fiscal que lo denunció dos veces por corrupción este año y lo convirtió en el primer mandatario en funciones en ser acusado de un delito común en toda la historia de Brasil.

Los llamados indultos de Navidad en Brasil establecen una regla general, impersonal, a la que los detenidos pueden acogerse previa solicitación a un juez.

Ahora, su aplicación quedará en suspenso hasta que la corte suprema tome una decisión definitiva tras el receso judicial que termina en febrero.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.