Jugadores más valiosos dominicanos, su historia

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

En apenas su segunda par­ticipación en la Serie del Caribe, la República Do­minicana brindó muestra del éxito que alcanzaría a lo largo de la trayectoria en estos Clásicos.

Una corona obtenida por el Licey (6-0) de manera invicta comenzó a mos­trar el poderío existente y por ende la presencia de su personal de gran valía como lo fue Manuel Mota, quien a cuyo average de .579 (19-11) agregó jugar con eficiencia en el prado central, pero sobretodo ser el mentor de ese con­junto. El se convirtió en el primer pelotero dominica­no en obtener el premio de Más Valioso.

Dos años después y tras un éxito de los propios azules, Bobby Valentine se llevó los máximos honores como el Mas Valioso, tras promediar .400 (24-10), en una serie en que Mo­ta y Jesús Alou fueron co-líderes de bateo con .500 cada uno (24-12). Valenti­ne fue el primer importa­do en ganar el premio en estos clásicos.

En 1977 llega la gran ex­plosión de Ricardo Car­ty y sus históricos cinco vuelacercas conectados en Caracas, Venezuela, lo cual fue la marca solita­ria en estos eventos has­ta que Barry Jones conec­tó igual cantidad en 1990. El famoso Rico empujó 10 vueltas y se convirtió en el tercer Más Valioso domini­cano.

Transcurrió un trío de años para que Ruddy Law se apoderara de este ga­lardón en un plantel do­minicano preñado de ta­lento, entre ellos Mickey Hatcher (6 empujadas), Leon Durham, Pedro Gue­rrero, Tony Peña, César Gerónimo, Dámaso Gar­cía, Rafael Landestoy en­tre muchos otros.

En 1985, José Rijo se tomó para sí, el clásico caribeño, tras una magistral labor co­mo relevista en que rescató tres de los cinco triunfos ob­tenidos por el Licey en ese certamen y su efectividad fue de 0.00, abanicando a 11 en solo 7.0 actos.

Rufino Linares represen­tando al Escogido, logra el premio de Más Valioso al quedar co-lider en empu­jadas con cinco. Dos años después comienza la gran explosión de Gerónimo Be­rroa, mejor jugador en dos certámenes seguidos, tras empujar 8 vueltas en cada serie, en la de 1990 conectó cuatro vuelacercas y bateó para .286 en la primera con el Escogido y un robusto .470 con el Licey en ambas series efectuadas en Miami.

Jim Bowie, un inicialista que reforzó al Licey obtuvo el premio en el evento cele­brado en 1994, tras prome­diar un robusto .421 (19-8), disparar tres jonrones y empujar 11 en el certamen conquistado por el Licey (5-1).

Así como Berroa fue el gran hombre de los clásicos de 1990 y 91, Neifi Pérez lo hi­zo igual en 1998 y 1999, re­forzando a las Aguilas y el Licey. En la primera se llevó seis lideratos y su promedio fue de .444 (27-12), con seis dobletes y en ambos certámenes hilvanó una ra­cha de 14 juegos batean­do de hits. Su promedio de por vida de .340 es el octa­vo más elevado en la histo­ria. En la segunda serie tu­vo average de .400 (30-12).

Al paracorto le siguió entre los Más Valiosos, David Or­tiz en el 2003, siendo de­terminante en el triunfo de las Aguilas en Carolina. El Big Papi culminó con .462, dos vuelacercas y 11 empu­jadas, lideró en bateo. Jus­to un año después, Francis Beltrán con su labor desde el relevo, tres salvamentos fue el Más Valioso, abanicó a 6 en 4.1 de actos.

En el 2007, Tony Batista re­cibe este gran mérito, pues aunque su average fue de solo .259, empero lideró en jonrones con tres y fue se­gundo en remolcadas con 8. Un año después, Ramón Ortiz logra esta distinción tras una gran jornada con el Licey en que obtuvo dos victorias, con 0.00 de efec­tividad en 11.2 de entradas.

De su lado, Fernando Mar­tínez obtuvo la distinción en el 2010 actuando con el Escogido en isla Margarita. El swing” tuvo promedio de .316 (19-6) con dos vuela­cercas y un trío de produci­das. En el 2012, Jairo Asen­cio tuvo tres salvamentos como refuerzo de los Leo­nes para ser el Más Valioso de la serie efectuada en el estadio Quisqueya.

SEPA MÁS
Los Más Valiosos
Dos casos extraños

De los 20 cetros de Do­minicana solo poseen 18 más valiosos, pues en 1997, año en que ganaron las Aguilas, el galardón lo obtuvo Matt Stairs, de México y en el 2001 tam­bién los cibaeños levan­tando el trono el premio se lo entregaron a Erubiel Durazo, de México.

Dos reyes sin JMV
Luis Polonia y Miguel Tejada dominan la ma­yoría de las categorías ofensivas en estos Clási­cos, pero ambos tienen la particularidad de que nunca alcanzaron este galardón.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.