Juan Luis Guerra: “Rosalía es digna de análisis musical”

PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317
F1911753-0A7B-423F-84A2-4818C8AC0AE5
09AA900B-3293-4A8B-B975-1CD553E22C6C

Lee y Comparte

Shares

Qué viejos tiempos, cuando en España la música latina era una cosa exótica que nadie sabía bailar sin hacer el ‘ridi’. Ya lo dijo hace años don Juan Luis Guerra, sin duda uno de los principales catalizadores del cambio de percepción culminado en la pasada década: «En 1990 nadie bailaba merengue en vuestro país, yo tuve que enseñarles». En aquel año el cantante dominicano era un artista reconocido al otro lado del charco, pero fue aquí donde se descubrió a sí mismo como una estrella internacional, donde aprendió a estar un mes entero de gira llenando plazas de toros un día tras otro y apareciendo en la tele día sí día también, y además colándonos letras más lúbricas que las del reguetonero más calenturiento.

«Lo que sucedió en España en los noventa fue uno de los momentos más importantes de nuestra carrera artística, cada concierto era una gran fiesta, con las canciones coreadas de arriba abajo y un público entregado que nos coronaba de favores», rememora ahora con ABC días antes de regresar con su banda 4.40.

El autor de hits siderales como ‘Ojalá que llueva café’, ‘Burbujas de amor’ o ‘La bilirrubina’, que estuvo por aquí en 2019 presentando su último disco ‘Literal’, vuelve con fe renovada después de una plaga bíblica que «ha demostrado la fragilidad del hombre que confía en sus propias fuerzas», asegura. «¡En un momento dado la fe tenía más valor que toda la plata y el oro del mundo! Y en realidad es así, pero a veces no nos damos cuenta. Solo seremos mejores si permitimos que el amor de Jesús nos gobierne, y esto solo sucede cuando lo aceptamos como Señor y Salvador de nuestras vidas». Con la pandemia ya superada gracias a las vacunas, Guerra aterriza en España este viernes para cantarnos ‘Entre mar y palmeras’, título de una gira «especial» que le tiene «colmado de expectativas y con el deseo de dar lo mejor» en cada concierto. «La puesta en escena cuenta con trabajos de vídeo, luces y efectos, y el repertorio está basado en los clásicos más populares y canciones de ‘Literal’», un disco en el que acometió su reinvención más ambiciosa hasta la fecha con una nueva paleta de sonidos propios del siglo XXI. «Me gusta innovar, buscar sonidos nuevos, experimentar con sintetizadores y utilizar instrumentos de música clásica en bachatas y merengues. Eso me hace pasar horas en el estudio experimentando, hasta encontrar el sonido deseado», asegura este pope latino admirador de la nueva ola urbana. «He visto la propagación del reguetón, pero sigue habiendo un espacio abierto para los demás ritmos latinos, incluyendo la salsa, la bachata y el merengue. La aceptación del género en el público anglosajón puede abrir una puerta para que otros géneros latinos entren, porque tenemos un folclore rico en ritmos bailables y alegres».

El radar de Juan Luis Guerra, siempre atento a todo lo que sobrevuela el espacio latino, ha captado en los últimos tiempos dos señales potentísimas procedentes de España. «Rosalía es digna de análisis musical. Hizo el álbum del año tanto en producción, arreglos, sonido y por su hermosa voz», asegura. «Y a C. Tangana lo conocí en su participación en los Grammy Latinos. Me pareció el momento estelar de la noche. Luego busqué su Tiny Desk en YouTube y quedé impresionado, sobre todo con la forma genial con que supo mezclar patrones de bachata con flamenco. En su disco hay voces exquisitas y la participación de mi querido Antonio Carmona, sus hijas y el sobrino Juan, ¡qué más se puede pedir!».

Cuando lean lo que Guerra dice sobre ellos, es probable que a Rosalía y Puchito les dé un buen subidón. Y es que pocas leyendas de la música latina provocan un respeto tan poderoso, incluso de megaestrellas del calibre de Juanes, a quien puede verse en un reciente documental temblando de miedo cuando le presentó una versión que hizo de ‘La bilirrubina’. «Juanes es mi hermano menor», dice Guerra entre risas al recordar el momento. «Su versión me gustó mucho desde el primer momento que la escuché. Siempre está buscando la excelencia en todo lo que hace, por eso al pasar de los años está cantando y tocando mejor que nunca. Tengo una gran admiración por su música y el privilegio de contar siempre con su amistad».

Ahora que ha visto cómo su influencia ha llegado a cotas impensables con efectos inimaginables, Juan Luis Guerra asegura que va a continuar la senda de «aprendizaje» iniciada con el baño de modernidad de ‘Literal’, e incluso desearía tener una máquina del tiempo para darle otro sonido a sus primeros discos. «¡Creo haría diferente muchas cosas!», exclama. «En el aspecto tecnológico y también en el modo de orquestar, ¡el músico nunca deja de aprender!».

Fuente: ABC

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.