Juan Arístides Taveras fue definido por amigos y familiares como un ejemplo

SANTO DOMINGO. “Despedir un amigo, despedir un hermano mío como fue Juan Arístides Taveras Guzmán, es un momento doloroso y de profundo pesar”, dijo el magistrado del Tribunal Constitucional, Víctor Gómez Bergés, quien tuvo a su cargo el panegírico en el sepelio del abogado y dirigente político.

Gómez destacó las cualidades de Taveras Guzmán, desde que eran muchachos en su natal Moca, provincia Espaillat.

“Fue un ser excepcional, trabajador, honesto a carta cabal, honestidad a prueba, firme, amigo leal, de condiciones fuera de lo común. Juan Arístides y yo fuimos compañeros de escuela en el Bachillerato, vinimos juntos a la capital a estudiar derecho, y así seguimos unidos hasta el día de hoy”, dijo Gómez Bergés.

Mientras que el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán dijo que no estaban enterrando un hombre, sino sembrando un cúmulo de valores. “Y estoy seguro que todo esto fructificará de alguna manera”.

Tras el Poder Ejecutivo haber declarado este jueves día de duelo nacional por la muerte del abogado y dirigente reformista Juan Arístides Taveras Guzmán, “Títole”, quien falleció ayer a los 81 años, distintos organismos castrenses hicieron guardia en honor a sus restos en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln de esta capital.

Soldados de la Armada Dominicana, el Ejército y la Fuerza Aérea permanecieron junto a su ataúd en la funeraria, donde familiares, amigos y personalidades de la vida política se han dado cita para dar el último adiós a Taveras Guzmán, quien se desempeñó como secretario de Estado de Relaciones Exteriores, de Trabajo, de Interior y Policía, también como procurador general de la República, entre otras funciones.

A Taveras Guzmán le sobreviven su viuda Gisela Taveras y sus hijos Juan Arístides, Niurca y Alberto Taveras, quienes resaltaron el gran legado y ejemplo dejado por su padre.

“Mi padre fue un hombre que sembró, cosechó y murió feliz”, dijo Juan Arístides Taveras, hijo, uno de sus tres vástagos.

Otro de sus hijos, Alberto Taveras, manifestó el orgullo que siente de haber tenido un padre como el fenecido exfuncionario.

“Recuerdo a mi padre con mucho amor, mucho cariño, era una persona llena de dinamismo; fue incansable en todo, ese fue el gran ejemplo que él nos dejó. Fue un hombre de lucha, perseverancia y honestidad”, resaltó Adriana Taveras Guzmán.

Via: DIARIO LIBRE

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.