Joven requiere ayuda para operación luego de agresión policial.

Salir de su casa materna luego de cenar le deparó a Julio Andrickson Herrera Peña una traumática experiencia en manos de dos agentes policiales, cuyas consecuencias amenazan con dejarlo sin la visión de su ojo izquierdo.

Al hablar por teléfono con Diario Libre, el joven de 28 años relata que la madrugada del 23 de diciembre, horas después de haber llegado a Villa Riva para pasar el asueto de Navidad, salió a la acera del frente de su casa en el sector San Antonio, momento en que asegura pasaron dos agentes policiales en una motocicleta y le arrestaron alegando que violaba el toque de queda.

Herrera Peña afirma que no se resistió al arresto y fue llevado al destacamento municipal, donde al pedir que le dejaran hacer una llamada telefónica fue agredido por ambos policías, y uno de ellos le propinó un culatazo en el ojo izquierdo, golpe que le provocó un profuso sangrado y lo dejó casi inconsciente.

Explicó que luego fue llevado al Hospital Municipal Alicia de Legendre, en el que afirmó que a pesar de indicar que padece de anemia falciforme, solo “me limpiaron y saturaron la herida”, y después fue despachado y trasladado nuevamente al destacamento, donde “amanecí en el piso a pesar de que seguía sangrando, botando sangre por la boca, y donde temí que se me infectara la herida”.

Indicó que a la una de la tarde de ese día fue puesto en libertad. Fue llevado por sus familiares a un centro privado en San Francisco de Macorís, donde se la practicó tomografías que evidenciaron daños en varios huesos de la cara, así como trauma ocular en el ojo izquierdo.

De acuerdo con el certificado médico legal, expedido el pasado 28 de diciembre de 2020, el joven presenta “un trauma facial, nasal, desviación del septum nasal, fractura molar, fractura del arco cigomático izquierdo, trauma cerrado ojo izquierdo conmoción o contusión retiniana”.

@navasmundial

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.