Joven “lanzó té caliente a mujer” y está en prisión “acusada de usar ácido del diablo”

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

La señora Eneroliza Aybar es una madre que denunció el sometimiento a la Justicia de su hija sin previo aviso.

Según Mayra Trinidad Aybar, hermana de la acusada, quien también ofreció declaraciones de lo sucedido, todo empezó cuando Leydi Patricia Trinidad Aybar, de unos 23 años de edad, estudiante de Contabilidad en la Universidad Dominicana O&M se encontraba de visita en la casa de una tía y mientras pintaba, por descuido, salpicó el vehículo estacionado de un vecino lo que dio inicio a su situación actual.

Conforme al relato, al día siguiente, Georgina Altagracia Montás, la esposa del propietario del vehículo, a primera hora de la mañana acudió a la residencia donde Leydi se encontraba para agredirla física y verbalmente.

Esa mañana, la joven cargaba un té caliente que le llevaba a una vecina, cuando Montás supuestamente se acercó para herirla en una mano, mientras que César Dumé Bienvenido, titular del vehículo, presuntamente procedió a golpear a la joven, “dejándola con moretones en todo el cuerpo”.

En un intento por defenderse, Leidy derramó el té caliente sobre la mujer, quien recibió quemaduras de primer grado.

Montás arremetió contra la joven diciendo que le lanzó ácido del diablo, no un té caliente y le provocó quemaduras en su cuerpo.

Aybar indica que Georgina, esposa del agresor, trabaja en el Ministerio Público y guarda relaciones con la fiscal Rosy Meléndez, la encargada del caso de su hija, y quien sin hacer las investigaciones de lugar le colocó tres meses de medida de coerción y pretenden juzgarla en base a una denuncia de agresión con ácido del diablo.

La madre de la joven asegura que esas personas son reincidentes en este tipo de riñas por lo que siempre quedan ilesos, ya que son favorecidos por la fiscal y que esta última tiene casos encubiertos abusando de su poder.

Mientras, Leidy tiene seis meses en la cárcel de Najayo Mujeres y según su madre está en estado depresivo por la incertidumbre de no saber qué ocurrirá con ella.

La madre dice contar con evidencias que supuestamente incriminan a su vecina, tales como videos y documentos, por lo que implora que el caso de su hija sea esclarecido para pueda salir en libertad.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.