Ivan Duque ofrece 10 millones de pesos a quien informe sobre autores de actos vandálicos en cualquier lugar de Colombia

jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4

Lee y Comparte

El presidente de Colombia, Iván Duque dijo este miércoles que pagaría una recompensa de 10 millones de pesos a quien dé información de los autores de actos vandálicos en cualquier lugar del país.

Así lo informó el primer mandatario colombiano y varias personalidades, a favor y en contra, han multiplicado la información, a través de las redes sociales.

“Todos debemos rechazar a los violentos. Organizaciones criminales se esconden detrás de legítima protesta. Por eso, ofrecemos recompensa de $10 millones, activamos línea 3232729668 de denuncia y Grupo Especial contra el Vandalismo y Delitos para ir tras dinamizadores de violencia”, escribió Duque en su cuenta oficial de Twitter.

Cabe destacar que Iván Duque, ha enfrentado tres masivas protestas desde que llegó al poder en 2018. Multitudes con rostro joven le exigen un cambio de norte a su gobierno en un país con más de medio siglo de conflicto armado.

Por lo menos una gran movilización por año desde 2019 ha puesto en jaque al mandatario conservador. Tras el fin del enfrentamiento armado con las FARC, guerrilla convertida hoy en partido político, los manifestantes ya no solo rechazan la violencia sino que exigen mejores políticas que mejoren sus condiciones de vida.

na propuesta de reforma tributaria, que según expertos castigaba a la clase media, fue el punto de partida para una nueva movilización contra el presidente Duque.

En medio de la crisis económica generada por la pandemia y con la pobreza y el desempleo en aumento, el mandatario presentó ante el Congreso una iniciativa que pretendía incrementar el IVA a ciertos productos y ampliar la base de tributantes.

Decenas de miles protestaron en las calles de las principales ciudades el 28 de abril.

Una semana después las manifestaciones se mantienen, en medio de disturbios que dejan una veintena de fallecidos y más de 800 lesionados.

La comunidad internacional denunció abusos de la fuerza pública durante las jornadas de protesta.

De acuerdo a oenegés y defensores de derechos humanos, la policía abrió fuego contra civiles.

Aunque el presidente retiró la iniciativa de reforma tributaria y el ministro de Hacienda renunció, el malestar posconflicto pareció instalarse en uno de los países más desiguales del continente, con un desempleo del 16,8% y una pobreza que alcanza al 42,5% de la población.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.