Irma y María asomaron su ojo al país y soplaron destrucción a su paso

Slider

Lee y Comparte

Tras el paso de los huracanes Irma y María próximo al territorio nacional, era común la frase viralizada “corre Beato” junto a la imagen de un camarógrafo con impermeable amarillo que lucía casi indiferente a las olas engrandecidas del Atlántico.

Pero la imagen que capta uno de los momentos en que Irma, con su furia, azotaba los pueblos del norte, para seguir luego su paso por las Antillas, no se acerca a representar la magnitud de la destrucción que dejaron esos fenómenos naturales.

La amenaza de su paso obligó a declarar todo el país en alerta, pero ello no evitó que unas seis personas perdieran la vida por sus efectos. Casas derribadas por vientos o deslizamientos de tierra, familias desplazadas por varias semanas y carreteras y puentes destruidos pintaron el panorama entre los dominicanos, que a la fecha cargan todavía con la deuda y el costo millonario de mitigar sus desastres.

Primero fue Irma, que el 7 de septiembre asomó su ojo a una distancia de 150 kilómetros de la costa de Samaná, convertido en huracán de categoría 5 y vientos de 290 kilómetros por hora, y forzó al Gobierno a suspender todas las actividades.

Una semana después, María, que junto a Irma formó el dúo de los huracanes más intensos del año, alcanzando ambos la categoría 5, se acercó a unos 90 kilómetros de la costa de Puerto Plata con categoría 4, provocando graves daños en esa provincia que ya había sido devastada por las constantes lluvias ocurridas en esa zona entre marzo y abril de este año.

El desastre
El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) reportó que al menos 80 mil personas fueron desplazadas de sus hogares por efectos de los fenómenos.

El huracán María dejó acumulados de lluvias de hasta 500 milímetros, unas 9,529 viviendas fueron anegadas, 188 quedaron totalmente destruidas y otras 861 recibieron destrucción parcial. Los daños se sintieron más en las franjas norte y este del país.

El COE también contabilizó 128 acueductos que salieron de servicio y dejaron sin agua potable a 1.7 millones de los 10 millones de habitantes que según el Censo de Población de 2010 tiene el país.

A través de los boletines del COE se reportó también la destrucción de más de una decena de puentes y más de una veintena de carreteras afectas, que dejaron incomunicadas en su momento a unas 71 comunidades.

En agricultura se calcula que más de 790,000 tareas fueron afectadas, lo que generó pérdidas por RD$1,098 millones, conforme las estimaciones del ministro de Agricultura, Ángel Estévez.

Costo de mitigación
Para mitigar los efectos de esos fenómenos el Gobierno comprometió parte del presupuesto del próximo.

Luis Reyes, director general de Presupuesto en el Ministerio de Hacienda, explicaba en la Cámara de Diputados el pasado 30 de noviembre, que ya se había ejecutado unos RD$18,000 millones para las obras de infraestructura que dañaron los fenómenos naturales y que eso no contemplaba los gastos a través de las Comedores Económicos y el Plan Social de la Presidencia para atender a los damnificados.

También refirió el 0.5% del PIB que se destina en la Ley de Presupuesto General del Estado 2018 para manejar situaciones de emergencia. Dicha ley contempla en su artículo 50 la contratación de financiamiento para gestión de riesgo por un máximo de US$200 millones, unos RD$9,596 millones.

A los desastres dejados por Irma y María, Reyes sumaba daños por unos RD$50,000 mil millones en infraestructura provocados por las constantes lluvias que se sucedieron en el país desde noviembre de 2016 y marzo de 2017.

Su comparecencia ante los diputados buscaba justificar ante el Congreso la necesidad de aprobarle al Poder Ejecutivo la emisión de bonos por RD$175,257 millones para financiar parte del Presupuesto, en los que se incluyó varios financiamientos, como los US$150 millones que el Banco Mundial le aprobó al país en préstamos para ser utilizados en desastres naturales y emergencias, a menos de un mes del paso de Irma y María.

Un desastre en el Caribe

Otros países afectados

Puerto Rico, Dominica, San Martín, Islas Turcas y Caicos quedaron entre los más devastados y hubo que precisar de vuelos especiales y viajes en barco para llevar ayuda y/o traer de regreso a los dominicanos de esas islas.

Lo perdieron todo

La prensa nacional se hizo eco en varias ocasiones de grupos de dominicanos regresando sólo con la dicha de haber sobrevivido a un fenómeno que les arrebató todo lo material que tenían.

Puertorriqueños salieron

Fue frecuente la llegada al territorio de nacionales de Puerto Rico, país que arrastraba una fuerte crisis por una deuda pública de más de US$73,000 millones y donde el huracán María, de categoría 4, dejó al menos cincuenta muertos, derribó árboles, tendido eléctrico, viviendas.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.