Investigadores hallan el área del cerebro que corresponde al clítoris.

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
8CCE2FB0-7697-4E35-809A-F381BE783317

Lee y Comparte

Shares

Por primera vez, investigadores han logrado definir con precisión dónde se ubica la representación del clítoris en el cerebro de las mujeres.

Su estudio, publicado el lunes en la revista científica JNeurosci, muestra además que el área del cerebro activada durante la estimulación del clítoris es más extensa en las mujeres que tienen más relaciones sexuales.

Se hizo estimulando el clítoris de 20 mujeres mientras se realizaba una resonancia magnética de sus cerebros.

¿Un área más grande les permite percibir mejor las sensaciones? ¿Es el tamaño de este área lo que impulsa a tener más relaciones sexuales, o tener relaciones frecuentes la hace crecer? Son preguntas imposibles de responder por el momento, precisan los investigadores.

Sin embargo, este estudio podría ayudar a desarrollar mejores tratamientos para las personas que han sufrido violencia sexual o que tienen problemas sexuales.

«La forma en que los genitales femeninos están representados en la corteza somatosensorial humana está muy poco estudiada», recalcó a la AFP Christine Heim, profesora de psicología médica en el Hospital Universitario Charité en Berlín, quien fue coautora del estudio.

«Y esta falta de conocimiento ha frenado la investigación tanto sobre los comportamientos sexuales estándar como sobre las condiciones patológicas», agregó.

Mapa corporal

Cuando una parte del cuerpo se ve afectada, se activa la actividad neuronal en la corteza somatosensorial. Y cada parte del cuerpo corresponde a un área diferente del cerebro, formando una especie de mapa corporal.

Sin embargo, hasta ahora, la ubicación precisa de los genitales femeninos en ese mapa seguía siendo un tema de debate.

Investigaciones
Estudios anteriores lo habían localizado en ocasiones bajo la representación del pie, otros cerca de la de la cadera. La razón: técnicas de estimulación imprecisas (propias o por un tercero) que provocaban el roce simultáneo de otras partes del cuerpo, o desencadenaban excitación, opacando los resultados.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.