Insuficiencia renal crónica: Costos de tratamiento y complicaciones limitan la recuperación de pacientes

Inversión. Procedimientos implican un gasto promedio de 60,000 pesos al mes o hasta un millón en el sector privado. Cantidad. Más de 4,000 personas en el país padecen esta condición.

SANTO DOMINGO .- Sus niveles de potasio eran tan altos que el laboratorio no especificaba ningún parámetro. Un paro cardíaco era inminente, por lo que fue ingresado de emergencia al área de cuidados intensivos del hospital Ney Arias Lora.

Allí, Jesy Trinidad Féliz, de 45 años, se debatía entre la vida y la muerte y los médicos no auguraban grandes esperanzas, porque sus riñones no respondían. Milagrosamente superó el cuadro, pero no el trauma de haberse enterado de que padece de insuficiencia renal crónica, una condición que le obliga a vivir dependiente de una máquina para desintoxicar su sangre.

Por órdenes del coordinador de hemodiálisis del centro, Diógenes Ledesma, Trinidad fue sometido a diálisis, y con apenas un mes de haber debutado con esa condición se vio obligado a abandonar su trabajo de motorista, porque los malestares propios de su enfermedad le impiden continuar con su vida productiva.

Costo de tratamiento

Trinidad es uno de los más de 4,000 pacientes sometidos a diálisis por insuficiencia renal en el país, según el presidente de la Sociedad Dominicana de Nefrología, José Juan Castillo.

Dicha patología es una de las enfermedades catastróficas que arruinan los bolsillos de los hogares, por el alto costo de los tratamientos y del cuidado que requiere el paciente.

De acuerdo con el nefrólogo Alfredo Polanco, el costo de una sesión de diálisis ronda entre cuatro a cinco mil pesos a nivel privado y cada una dura un mínimo de cuatro horas .

Los que la necesitan requieren tres sesiones por semana, lo cual implica una inversión de alrededor de 15,000 pesos a la semana o lo que es igual a 60,000 al mes (si no cuenta con seguro médico), recursos imposibles de cubrir por el 77% de la población dominicana, que gana menos de 25,000 al mes. “Aun no sé cómo me voy a sustentar y a cubrir los costos de esta enfermedad, porque ya no puedo trabajar ni mi esposa tampoco”, manifestó el exmotoconchista, residente en el barrio Cancino Adentro, de Santo Domingo Este.

Los pacientes asegurados que padecen esa condición tienen una cobertura del 80% de los costos del tramiento, mientras que a los que están afiliados al régimen subsidiado, como el caso de Trinidad, el Estado les cubre el 100 por ciento.

“Aun así para mi será muy difícil lidiar con esta enfermedad, porque debo cubrir los gastos personales, de alimentación y transporte. Pero no estoy produciendo”, dijo a EL DÍA mientras recibía su terapia.

Diagnóstico tardío

Además de los costos de esa condición, el especialista Alfredo Polanco explicó que lo más alarmante de los pacientes con insuficiencia renal es que el 80% o más de los que requieren hemodiálisis llegan tarde al tratamiento, lo que eleva el riesgo de complicaciones del corazón, pulmones y otros órganos.

Ese fue el caso de Trinidad, a quien esa falla lo obliga a asumir gastos adicionales, derivados de los medicamentos que necesita para controlar la presión arterial, la diabetes y el colesterol, entre otras condiciones propias de la enfermedad. Igualmente, la patología genera debilidad en el organismo, por lo que demanda consumir vitaminas. Esto implica un aumento en el costo de sus medicamentos en más de RD$10 mil al mes, según indica Polanco.

El también subdirector médicos del Hospital Ney Arias Lora destacó que con cierta frecuencia estos pacientes necesitan ser ingresados al hospital, debido a los efectos de morbilidad asociados, como son: neumonía, infartos, infección urinaria y descompensación metabólica por la diabetes, entre otras.

Como si esto fuera poco, la enfermedad, por su complejidad, necesita un abordaje multidisciplinario, en el que intervienen el nefrólogo, el cardiólogo, nutriólogo, diabetólogo o endocrinólogo y una trabajadora social.

Las consultas de estos especialistas valen entre 500 y 2,000 de diferencia para el afiliado al régimen contributivo. En caso del subsidiado la cobertura es total. “Si se suma todo, se gastaría mucho más de un millón de pesos al año en estos pacientes”, precisó Alfredo Polanco.

Proceso canalización

Otro costo que deben asumir estos pacientes es la confección de una fístula arteriovenosa (cirugía que une la vena con la arteria del brazo menos dominante), que tanto Polanco como la nefróloga del Centro Cardio-Neuro-Oftalmológico y Trasplante (Cecanot), Daniela Fermín, estiman que puede rondar entre los 30 y 50 mil pesos.

Función parcial

A pesar de todos estos gasto, los pacientes luchan contra una enfermedad que es irreversible y de acuerdo al coordinador de la unidad de hemodiálisis del Ney Arias Lora, Diógenes Ledesma, la terapia de diálisis solo realiza entre el 10 y 12% del trabajo que hace el riñón naturalmente. No obstante, señaló que no en todos los casos se logra este objetivo, por lo que a la larga la falta genera efectos negativos sobre la circulación.

Un trasplante de riñón puede ser la solución, pero en el país la cultura de donación no es muy elevada, y esa cirugía y sus medicamentos rondan los RD$1.2 millones.

“La causa principal de la insuficiencia renal es la diabetes, que representa el 40% de afectados, seguido por hipertensión 35%”.

Alfredo Polanco

Nefrólogo

13.4%

De la población es diabética.

Por lo que una gran parte de los dominicanos pueden presentar problemas renales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.