Haitianos vuelven a calles tras el tiroteo de los uniformados

La capital haitiana vivió ayer, lunes, una jornada de protestas, barricadas y parálisis en las actividades comerciales, un día después de un cruento tiroteo entre policías y militares registrado en el centro de Puerto Príncipe. La manifestación recorrió avenidas del centro de la capital, congregando a decenas de policías y de civiles, en apoyo a las demandas laborales de los uniformados.

En casi todo Puerto Príncipe las calles están vacías, los comercios están cerrados y el transporte colectivo está paralizado, un día después de los graves incidentes del domingo. El domingo un grupo de policías vestidos de paisano y encapuchados atacó el cuartel general de las Fuerzas Armadas; los enfrentamientos se extendieron a la céntrica plaza Champ de Mars, ubicada frente al Palacio Presidencial. El asalto duró más de seis horas y causó al menos dos muertos, entre ellos un policía y un soldado, y diez heridos, incluyendo tres civiles, según balances del Ejército y de hospitales. Los policías también atacaron la sede de la Radio Televisión Caraibes e incendiaron varios vehículos de la emisora, denunciaron periodistas de ese medio.

En una nota publicada hoy, las Fuerzas Armadas condenaron el ataque, cometido por “individuos orientados a la destrucción del país y de los suyos propios”. Tras los incidentes, el Gobierno haitiano canceló ayer las celebraciones del Carnaval en Puerto Príncipe a fin de evitar “un baño de sangre”.

Las autoridades calificaron los hechos vividos en el centro de Puerto Príncipe como una “situación de guerra”, con tiroteos durante toda la jornada y calles bloqueadas. El Gobierno se preguntó en un comunicado por qué los policías adoptan “un comportamiento extremista” en lugar de sentarse a negociar con el Ejecutivo, que tiene “la mano tendida”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.