Gran Teatro del Cibao y Huacalito Santiago presentan proceso deterioro

SANTIAGO. Las instalaciones del edificio de Oficinas Públicas, Presidente Antonio Guzmán Fernández (El Huacalito), de la avenida Salvador Estrella Sadhalá y el Gran Teatro del Cibao, ubicado en el área Monumental, requieren de urgente mantenimiento, a fin de detener su deterioro.

Así lo confirmaron los responsables de dirigir esas entidades de servicios públicos Máximo Reyes y Brenda Sánchez, en declaraciones ofrecidas a Diario Libre.

En cuanto al edificio de oficinas gubernamentales Antonio Guzmán Fernández, de la avenida Salvador Estrella Sadhalá, y que fue inaugurado en el año 1982, Máximo Reyes declaró que las principales necesidades son los cuatro equipos del ascensor, que llevan varias semanas fuera de servicio, los baños, reparación de ventanas y pintar toda la infraestructura, que comprende nueve pisos.

“Nosotros hemos llevado las cartas a las instancias correspondientes, e incluso la semana pasada se me iba a entregar uno de los espacios del ascensor, pero al darme cuenta de que los carriles no estaban bien, no lo recibí”, subrayó Reyes.

Se mostró confiado en que todos los problemas del Huacalito serán resueltos, ya que allí funcionan las oficinas mediante la cual el Estado cobra los impuestos a los ciudadanos.

Explicó que los cuatro equipos del ascensor serán puestos a funcionar cuando ofrezcan plenas garantías de seguridad para los ciudadanos que acuden en busca de servicios al mismo.

Teatro Cibao

Inaugurado por el entonces presidente Joaquín Balaguer en su último período gubernamental (16 de Agosto del 1995), presenta un avanzado deterioro en gran parte de sus instalaciones, principalmente en los techos, por donde se introduce el agua cuando llueve de manera copiosa.

“Las filtraciones comenzaron en la Sala de la Restauración, las cuales corregimos, pero entonces, cuando llueve a cántaros, se abren nuevas afectando gran parte de las oficinas de la segunda planta”, comentó Brenda Sánchez.

Dijo que el problema debe ser corregido de forma total en los techos, lo cual conlleva una inversión millonaria y que los fondos del Gran Teatro del Cibao no los pueden cubrir.

“Ya depositamos las cartas en el Ministerio de Cultura, y esperamos que resuelvan, porque las evaluaciones están hechas”, puntualizó Sánchez.

Desde su inauguración hasta la fecha en el Gran Teatro no se han cambiado las butacas, las alfombras ni las cortinas. Además de la sala de la Restauración, con capacidad para mil 600 personas sentadas, cuenta con las salas Divina Gómez, Julio Alberto Hernández y Eduardo Brito.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.