Fiebre alta y desmayos: los primeros efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19

Casi dos centenares de investigaciones trabajan para desarrollar una vacuna contra el Covid-19 aunque cuatro de ellas se encuentran más avanzadas que el resto. Entre éstas destaca la desarrollada por el Centro de Investigación de Vacunas de Estados Unidos y la compañía Moderna, con sede en Cambridge (Massachusetts).

La vacuna de Moderna Terapeutics ya ha sido probada en varios ensayos con voluntarios, que han experimentado los primeros efectos secundarios donde destacan los desmayos y la fiebre alta.

Uno de estos voluntarios es Ian Haydon, un joven de 29 años de Seattle, cuya experiencia en el ensayo ha sido recogida por el diario médico STAT.

Haydon desarrolló fiebre por encima de los 39’5 grados doce horas después de recibir la segunda dosis. El joven acudió a urgencias, donde fue atendido. Sin embargo, al llegar a casa se desmayó.

«Entiendo que compartir mi historia va a ser aterrador para algunas personas. Espero que no genere ningún tipo de antagonismo hacia las vacunas en general o incluso hacia esta vacuna», ha señalado en una entrevista con CNN antes de explicar que busca contar su experiencia para que «contrarreste la desesperación que algunas personas sienten por lanzar una vacuna al mercado, independientemente de las consecuencias».

Y concluye: «Hay que encontrar una dosis que haga que el cuerpo produzca anticuerpos, pero que no provoque demasiados efectos secundarios».

Por su parte, el pasado 23 de junio la Universidad de Séchenov (Moscú) hizo público un informe sobre las pruebas de la vacuna contra el Covid-19 que se están practicando en la institución.

Un grupo de 20 voluntarios han recibido una inyección del fármaco experimental. Algunos de éstos han experimentado un ligero aumento de la temperatura y dolor de cabeza aunque, según señala el informe, los síntomas cesaron en las siguientes 24 horas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.