Felipe Alou y sus méritos con jugadores dominicanos inmortales de Cooperstown

4660A9A1-1317-4A47-AA0C-3A7B00B0EB2D
PHOTO-2021-02-01-11-38-37
WhatsApp-Image-2021-02-08-at-9.49.31-AM-300x300
jd letreros
D7F4F620-7C8D-442E-BA8D-23F67C6DE63B
CD03BD4F-CF11-4707-BB99-84C9271343C4
Tienda Jiménez
Playero
4CD39034-DFC0-45F6-AB78-9DB9A2B42994

Lee y Comparte

SANTO DOMINGO. Cuando Vladimir Guerrero sea instalado en la inmortalidad del béisbol de los Estados Unidos, llevará una historia más a Felipe Rojas Alou, quien no figura como tal ese altar pero suma la gloria de haber dirigido a dos diminicanos que alcazaron el pedestal.

Ademas de ello fue comapañero de Juan Marichal, el primer dominicano que ingresó a Cooperstown en 1983.

El Panqué de Haina, mote que identificó a Felipe, tuvo 17 campañas en las Grandes Ligas, que inició con los Gigantes de San Francisco en el 1958, Cerveceros de Milawukee, Bravos de Atlanta, Atleticos de Oakland ; Yankees de Nueva York, Expos de Montreal y en donde promedio .286 de average con 852 carreras empujadas y 206 cuadrangulares.

“El Panqué de Haina” fue el formador de Pedro Martínez como lanzador y dirigió a Vladimir de Guerrero además se haber sido compañero de Juan Marichal en los Gigantes de San Francisco.

Juan Marichal llegó a los Gigantes en el 1960 y dura hasta el 1968; Felipe inicia con los Gigantes en el 1958 y concluye en el 1963 para jugar por tres años con quien se convierte en el primer dominicano en llegar al Salón de la Fama de Cooperstwon.

En los Expos de Montreal fue el dirigente de Pedro Martínez, segundo dominicano que llegó a la inmortalidad y de Guerrero quien ha matenido el por ciento requerido en la medida que se conocen la votaciones.

Martínez llega a los Expos que dirigía Felipe Rojas Alou en el 1994, procedente de los Dodgers de Los Ángeles , en un cambio por el intermedista Delino (Lamont) DeShields, luego de sus dos primeras temporadas en las Grandes Ligas, que inicia en el 1992.

En ese año tuvo un partido como abridor y dos al año siguiente. En su primera temporada con los Expos y bajo la dirección de Felipe, participa en 24 juegos, 23 como abridor y tuvo récord de 11 victorias y cinco derrotas.

En total suma 107 partidos como abridor y tuvo récord de 54-33, 20 juegos completos y nueva blanqueadas.

Felipe es inmortal en Cadaná, precisamente por su historia con los Expos; que bajo su direccion se coronaron en la Liga Nacional en la temporada de 1994, año en una huelga paralizó el béisbol de los Estados Unidos.

Muchas anécdota cuenta de su esfuerzo para controlar la direccion de los lanzamientos de Pedro Martinez y una de ella indica que en una practica el hoy inmortal de Coopertowns golpeó en varias ocasiones a in muñeco que simulaba un bateasor y Felipe se colocó en el lugar del muñeco y obligó a que lanzara adentro con la salvedad de “golpeame a mi”.

Vládimir Guerrero asciende a las Grandes Ligas en el 1996 y dura hasta el 2003, siendo dirigido por Alou en varias campañas.

La herencia de Felipe no termina en Coopwrstown. Los Leones del Escogido han sido exitosos en las ultimas campañas bajo la Gerencia de su hijo Moisés, quien tiene los bonos altos en los Padres de San Diego.

El conjunto Rojo dominicano lo dirige su tambien hijo Luis Rojas y otro se sus vastagos Felipe Rojas, funciona como coach.

En el 1976 se une a los Expos de Montreal, tras finalizar su carrera como jugador en las Grandes Ligas, y se conviert e en coach de bateo y dirigente de Ligas Menores. El 22 de mayo de 1992 fue promovido a mánager por los Expos, convirtiéndose en el primero de origen dominicano en la historia de las Grandes Ligas

Bajo su dirección el conjunto de Canadá desarrolló un núcleo de jóvenes talentos en el que estaban Larry Walker, John Wetteland, Delino DeShields y su hijo Moisés. En 1994, los Expos tuvieron el mejor récord en las Grandes Ligas, sin embargo, la huelga que se produjo ese años negó a los Expos de una oportunidad de llegar a su primera Serie Mundial.

Esa actuación mereció el que fuera nombrado Mánager del Año de la Liga Nacional. Los Ángeles Dodgers trataron de contratarlo en 1998, pero se negó a dejar a Montreal.

A pesar de su popularidad en Montreal llegó su destitución durante la temporada del 2001. Varios equipos trataron de contratarlo incluyendo a los Medias Rojas de Boston, pero no aceptó. Finalmente accedió a servir por un sólo año como coach de banca de los Tigres de Detroit. Antes de la temporada de 2003, fue nombrado por los Gigantes, el equipo donde comenzó su carrera en las Grandes Ligas en sustitución de Dusty Baker.

En su primera temporada en los Gigantes de San Francisco, llevó a su equipo a los playoffs, donde fueron derrotados por los Marlins de Florida en la serie divisional en cuatro juegos.

En el Caribe fue mánager de los Leones del Caracas en la Liga Venezolana ganando dos títulos nacionales 77-78 y 79-80. También dirigió a los Navegantes del Magallanes en las temporadas 1987-88 y 1988-89.

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.