Estricto control de la frontera, dolor de cabeza constante en el Ministerio de Defensa

Santo Domingo, RD.- En República Dominicana, donde los conflictos bélicos no son problemas y la soberanía nacional no se ve amenazada, casi nunca, por atentados terroristas, las fuerzas armadas tienen una misión valerosa y difícil: el estricto control de una de las fronteras más desiguales de la región.

En el caso de República Dominicana, el Ministerio de Defensa, rige la seguridad nacional con el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea y la Armada Dominicana. Dicho ministerio maneja un presupuesto para este año de RD$33,257,024,285.

A lo largo de los últimos años, la principal problema a la cual se ha tenido que enfrentar el ministerio a cargo de Ruben Dario Paulino Sem, ha sido el control de la frontera dominico-haitiana, con la intención de control el tráfico de personas y los contrabandos de diferentes tipos de mercancía.

De acuerdo a la mayoría de comunicaciones del Ministerio de Defensa, los cigarrillos es una de las principales mercancías decomisadas, que a través de la frontera con Haití, se quiere ingresar al país de manera ilegal.

Por poner un ejemplo, según un comunicado de prensa del Ejercito del 11 de agosto, se incautó  la cantidad de 5,000,000 de unidades de cigarrillos marca Capital, valoradas a un costo superior de 12, millones de pesos. Los mismos venían encaletados en dos patanas marca Mack, placas Nos. L397742  y  AP4797, las cuales eran conducidas por dos dominicanos, identificados como Alejandro Benítez Medina y Luis Alfredo Medina.

La mercancía se encontraba oculta en túneles de doble fondo en los furgones de ambas patanas, con una profundidad de 5 pies largo y 5 pies de ancho: fueron detenidas en el municipio de Jimani, provincia Independencia por miembros pertenecientes al Puesto de Chequeo Militar Rio Blanco de la 19 Cía. Del 14to. Batallón de la 5ta. Brigada de Infantería.

Los cigarrillos incautados estaban embaladas en 500 cajas de 50 paquetes c/u  para un total de 25,000 mil paquetes de 10 cajetillas, que contienen 20 unidades c/u. Junto a los vehículos y sus ocupantes fueron entregados al Ministerio Público y a la Dirección General de Aduanas para los fines de ley correspondientes.

Además del tráfico de mercancías, el otro gran problema que enfrenta la institución es la entrada de ciudadanos haitianos ilegales y sin documentos al territorio dominicano, que a través de los años se ha convertido en un problema de “nunca acabar”.

Tan reciente como el viernes 7 de agosto, patrullas del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), otra dependencia del MIDE, detuvieron un grupo de haitianos que trataron de entrar irregularmente al país por la zona de La Vigía, Dajabón.

46 nacionales haitianos entre los cuales había 27 hombres, 16 mujeres y 3 menores, quienes fueron detectados por los drones y capturados por los miembros del Cesfront.

“En los últimos días han sido apresados y devueltos a su país miles de haitianos mientras que otros cientos de ellos sale a diario voluntariamente por los pasos formales de la frontera dominico-haitiana”, rezaba el comunicado de la entidad en esa oportunidad.

Ese tipo de labor es el que se realiza a diario en los perímetros de los límites territoriales de la República Dominicana. De los 33 mil millones de pesos que maneja este año la institución, RD$302,221,617 son destinados al “Servicio de Seguridad Fronteriza”.

Enfrentamientos en la frontera

Varios enfrentamientos en la frontera también han sucedido durante la gestión de Paulino Sem. El principal de ellos sucedió en el mes de marzo del 2019 cuando en la zona de El Carrizal, perteneciente a la provincia Elías Piña, se registró uno entre guardias dominicanos y civiles haitianos en la zona donde construye una veja perimetral.

Los haitianos y soldados dominicanas se enfrentaron a pedradas y disparos, en un hecho que con el pasar del tiempo se olvidó y nunca se determinó cual fue el principal detonante del incidente.

En agosto de 2018, soldados del Ejército de la Republica Dominicana repelieron un ataque a tiros y piedras de una turba de haitianos en el paso fronterizo de Carrizal, Elías Piña, cuando trataban de hacer pasar a la fuerza un cargamento de cemento sin pagar los impuestos correspondientes.

Los enfrentamientos constantes en esa zona se debían a la construcción de un “Puesto de Gestión Integrada de Frontera”.

Según el Ministerio de Defensa, como parte de ese puesto se construyó una verja de 8 kilómetros con malla ciclónica para cubrir toda el área, establecer con precisión la línea divisoria y recuperar una amplia faja de terreno correspondiente al país conocida como “Tierra de Nadie”, que era utilizada por contrabandistas y traficantes.

El ministro que llega

Esos serán los principales problemas que afrontará el nuevo ministro, mayor general Carlos Luciano Díaz Morfa, quien sustituye a Paulino Sem que llevaba los últimos cuatro años de administración del presidente Danilo Medina en el puesto.

Luego de ser designado por el presidente Luis Abinader a mediados del mes de julio, una de las primeras acciones realizadas por Díaz Morfa fue acompañar a Paulino Sem, entonces aún ministro, a visitar los diferentes puntos de control fronterizo establecidos por el ministerio reconociendo así que las operaciones que allí se realicen son el principal accionar del ministerio.

El perfil 

Díaz Morfa se ha desempeñado desde hace 20 años como  jefe de seguridad del expresidente Hipólito Mejía, lleva más de 17 años como mayor general  y 43 en las filas militares.

Fue designado en 2002 a través del decreto 627-02 como Jefe de Estado Mayor del Ejército Nacional por el expresidente Hipólito Mejía. Duró seis meses en el cargo y luego volvió a su posición de Jefe del Cuerpo de Ayudantes Militares.

Nació en la ciudad de Santo Domingo el día 4 de Noviembre de 1959, hijo del general de brigada Luciano A. Díaz Tejera, E.R.D. y la doctora Luisa Arminda Morfa Calzada.

Ingresó al Ejército de la República Dominicana el 18 de enero de 1977, como aspirante a Cadete, egresando de la Academia Militar de las Fuerzas Armadas “Batalla de las Carreras¨ con el grado de 2do teniente, E.R.D. El 29 de noviembre de 1980.

Dentro de los cursos realizados se encuentran: Operaciones de Comandos, Dispositivos Terroristas y Maneras de Contrarrestarlos; Curso Avanzado de Tácticas Especiales; Curso Avanzado para Oficiales de Armas de Combate, Comando y Estado Mayor; Programa de Desarrollo de la Facultad; Instructor de FADEP y Inglés como segundo Idioma, todos estos en la Escuela de las Américas del Ejército de los Estados Unidos de América.

El mayor general Carlos Luciano es definido como una persona respetuosa, serena, de buen trato y muy educado en el ejercicio de sus funciones como jefe de escolta del exmandatario.

Ha sido uno de los colaboradores más cercanos y constantes del expresidente Mejía desde que se encontraba en el poder (2000-2004) hasta la fecha.

Su designación supone un relevo en el equipo de seguridad del exmandatario, en vista de la incompatibilidad de funciones que le conllevaría el Ministerio de Defensa.

Es importante señalar que a pesar de esa cercanía que tiene con Hipólito Mejía, durante los cuatro años del expresidente nunca fue designado como secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, nombre asignado en la época al Ministro de Defensa, cuya posición ocupó por los cuatro años de mandato, José Miguel Soto Jiménez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.